Regresar

CUANDO DIOS SE PONE TRISTE

Play/Pause Stop
“Y no entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención" (Efesios 4:30).

Pablo dice que no hagamos nada para "entristecer” al Espíritu Santo. Resumiendo una presentación del Pr. Wilson Endruveit, mostraremos algunos hábitos que ponen en peligro nuestra redención, con citas de Elena de White.

1-Diversiones impropias. “Las diversiones están haciendo más para contrarrestar la obra del Espíritu Santo que cualquier otra cosa, y el Señor es agraviado" (Consejos para los maestros, p. 268).

2-Falso cristianismo. “El Espíritu de Dios es entristecido porque muchos no son sinceros consigo mismos; la fe que profesan no armoniza con sus obras” (Testimonios para la iglesia, t. 4, p. 247).

3-Codicia. “Ananías y Safira agraviaron al Espíritu Santo cediendo a sentimientos de codicia [...] el mismo pecado se repitió a menudo en la historia ulterior de la iglesia, y muchos lo cometen en nuestro tiempo" (Los hechos de los apóstoles, p. 64).

4-Desconfiar del amor de Dios y de sus promesas. “Cuando parece que dudamos del amor de Dios y que desconfiamos de sus promesas, lo deshonramos y contristamos a su Santo Espíritu” (El camino a Cristo, p. 119).

5-No controlar la imaginación. “Vosotros tenéis el poder de la fuerza de voluntad y debéis usarlo para vuestro propio auxilio. No habéis hecho esto, y dejáis que vuestra mala imaginación controle vuestra mente" (Testimonios para la iglesia, t. 5, p. 310).

6-El temor y las quejas. “Jesús es su amigo. Todo el cielo está interesado en su bienestar, y su temor y sus murmuraciones agravian al Espíritu Santo.” (Obreros evangélicos, p. 275).

7-Desunión, contiendas y egoísmo. “El Espíritu de Dios no habitará entre los cristianos si existe desunión y contiendas” (Testimonios para la iglesia, t. 4, p. 221).

8-Relajados en la observancia del sábado. “Cuando vuestras ocupaciones terrenas captan vuestra atención, estáis violando el cuarto Mandamiento sin escrúpulos” (Testimonios para la iglesia, t. 4, p. 248).

9-Dureza de corazón. “Con agonía de espíritu, imploré al Señor para que aquellos que estaban presentes no continuasen entristeciendo al Espíritu de Dios por la dureza de su corazón” (Testimonios para la iglesia, t. 5, p. 67).

A veces nos entristecemos por lo que creemos que Dios hizo o no hizo por nosotros. Hoy quiero invitarte a que cuides de no entristecer el corazón de Dios.

Matutina para Android