Regresar

¿CARDO Y ORTIGA O ROSA BLANCA?

Play/Pause Stop
"Soportaos unos a otros y perdonaos unos a otros” (Colosenses 3:13).

Ser un soporte es ser un apoyo, una base sobre la cual los demás puedan construir y crecer. Pablo dice, en el texto de hoy, que debemos soportarnos unos a otros. Esta no solo es una tarea de edificación mutua, también es un deber que tenemos como cristianos.

El perdón que Dios nos da nos inspira y compromete para perdonar a los demás. Hemos recibido un perdón tan grande; ¿cómo no perdonar a quienes nos ofenden? La manera, la cantidad, la profundidad con que perdonamos establece la sinceridad de nuestra petición al Señor: Perdónanos como perdonamos a nuestros deudores. Perdonar es el puente que nosotros mismos tenemos que atravesar para alcanzar el perdón de Dios.

“Aun para los que pretenden ser seguidores de Jesús, es dificilísimo perdonar como perdonó Cristo. Se practica tan poco el verdadero espíritu de perdón, y se aplican tantas interpretaciones a los requerimientos de Cristo, que se pierden de vista su fuerza y su belleza. Tenemos una visión muy incierta de la gran misericordia y amante bondad de Dios. Él está lleno de compasión y perdón, y nos perdona gratuitamente si realmente nos arrepentimos y confesamos nuestros pecados" (Elena de White, A fin de conocerle, p. 180).

El político y escritor cubano José Martí publicó, en Versos sencillos (Nueva York, 1891), el poema titulado “Cultivo una rosa blanca", con énfasis en el valor del verdadero amor y la amistad.

"Cultivo una rosa blanca, //en junio como en enero, para el amigo sincero // que me da su mano franca. Y para el cruel que me arranca, // el corazón con que vivo, cardo ni ortiga cultivo, // cultivo la rosa blanca”.

Es fácil entregar una rosa blanca a aquel que vive dándonos rosas blancas; lo difícil es darle una rosa blanca a aquel vive llenándonos de ortigas. Lo primero puede ser una transacción o intercambio comercial; lo segundo es transformador. Solo la presencia de Cristo en la vida lo hace posible.

La vida es muy corta como para vivir enemistados. Por eso, escribe el nombre/nombres de aquellos con quienes estás distanciado por alguna razón:

Ahora, ora por este o estos nombres. Luego, en lo posible, hazle una llamada o envíale un mensaje. ¡Cultiva una rosa blanca!

Matutina para Android