Regresar

EN PRIMERA FILA

Play/Pause Stop
"Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo" (1 Tesalonicenses 4:16).

La gente le teme al fin del mundo, pero, por otro lado, se esperanza en el futuro. Cristianos, judíos y musulmanes (cada uno a su manera y con sus interpretaciones, cree que el fin del planeta ocurrirá). El ritmo se está acelerando. El interés en el futuro está en su apogeo. Más allá de los desastres naturales, de los conflictos entre las naciones, de las hambrunas, de los conflictos étnicos, de la tensión política mundial y de una economía incierta, hay esperanza.

“Venga a ver el fin del mundo en primera fila”, decía el cartel en la península de Yucatán, en el sureste mexicano, promocionado el día que marcaba el final de uno de los ciclos del calendario maya: 21-12-12 y que disparó un boom turístico apocalíptico. Todo fue excitación. Incluso los ocho mejores chefs del planeta organizaron la "Cena del Fin del Mundo".

Existe otro fin del mundo anunciado y prometido por alguien que nunca falla. Pablo afirma que el Señor mismo, con voz de mando certera y poderosa descenderá del cielo. Elena de White lo resume así:

"Pronto aparece en el este una pequeña nube negra, de un tamaño como la mitad de la palma de la mano. Es la nube que envuelve al Salvador y que a la distancia parece rodeada de oscuridad [...] volviéndose más luminosa y más gloriosa hasta convertirse en una gran nube blanca, cuya base es como fuego consumidor, y sobre ella el arco iris del Pacto. Jesús marcha al frente como un gran conquistador” (Eventos de los últimos días, p. 231).

“Ninguna pluma humana puede describir la escena, ni mente mortal alguna es capaz de concebir su esplendor" (ibíd., p. 232).

“Sobre la cabeza de los vencedores, Jesús coloca con su propia diestra la corona de gloria [...]. Jesús abre ampliamente las puertas de perla, y entran por ellas las naciones que guardaron la verdad” (ibíd., p. 237).

Sí, esta esperanza ilumina nuestro futuro:

"El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles, es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes, es la oportunidad", escribió Víctor Hugo.

Sé protagonista y asiste al fin del mundo en primera fila. Participa de la verdadera cena de las bodas del Cordero y de la iglesia.

Matutina para Android