Regresar

INVIRTIENDO EN LA VIDA

Play/Pause Stop
“Pero el Espíritu dice claramente que, en los últimos tiempos, algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios” (1 Timoteo 4:1).

En 1 Timoteo 4, Pablo afirma que en los últimos tiempos habría apostasía y muchos abandonarían la fe porque obedecerían a espíritus engañadores. Pablo habla de apariencia exterior y de los maestros del engaño que fingen lealtad a la verdad mientras dispersan sus doctrinas de demonios. Muchas veces, los apóstatas no están aliados abiertamente bajo la bandera del error y de la traición a la causa de Cristo; mezclan verdades con errores y, de esa manera, engañan a muchos.

En este contexto, Pablo le aconseja a Timoteo que sea un buen ministro de Jesucristo y que huya de las enseñanzas de Satanás. Debe mantener a la iglesia atenta, alertando sobre los peligros y enseñando sobre la verdad.

Esta enseñanza no se concentra solo en ciertos textos y hechos bíblicos, pues el mismo diablo domina las Escrituras. El propósito del estudio auténtico de las Escrituras es conocer personalmente a Cristo y obtener una experiencia de salvación. También debemos rechazar fábulas. Nuestro tiempo no debe ser gastado aprendiendo cosas especulativas, que en nada edifican.

Además, Pablo le dice a Timoteo que nadie lo menosprecie por ser joven (1 Tim. 4:12). Probablemente Timoteo no llegaba a los cuarenta años de edad y algunos hasta creen que Timoteo era tímido y callado por naturaleza, más dado a obedecer que a comandar. La juventud no es barrera para una rica comunión espiritual con Dios, así como la edad avanzada no es garantía de un pensamiento sano o de consagración completa.

En cierto país que no se puede mencionar, uno de los misioneros enviados por la División Sudamericana fue testigo de una escena que nunca olvidará: un taxi atropelló a una mujer, que quedó mal herida. Muchos pasaban a su lado sin hacer nada. De repente, otro vehículo volvió a atropellarla, con lo que causó su muerte. Impactado, luego se enteró de que, en esa nación, quien auxilia a alguien herido en la calle debe pagar todos los gastos, pues se sospecha que fue el responsable del accidente (incluso, a veces, hasta recibe la venganza de la familia).

¡Hasta dónde nos lleva la degradación del pecado! Necesitamos más que nunca personas que vivan fielmente las verdades bíblicas. No podemos dejar desangrando hasta la muerte a los que sufren los ataques del mal.

Independientemente de nuestra edad, todos podemos y debemos tener nuestra experiencia personal con Dios, cultivando nuestra fe y creciendo en madurez y compromiso para salvar. El gran uso de esta vida es invertirla en algo que dure por la eternidad.

Matutina para Android