Regresar

Mil maneras de decir «te amo» – 2a parte

Play/Pause Stop
«Sobre todo revístanse de amor, que es el lazo de la perfecta unión». (Colosenses 3:14).

EL BIÓLOGO Humberto Maturana, en su teoría acerca de la biología del amor, dice: «Es más fácil ser feliz que infeliz; es más fácil amar que U no amar». Al crearnos, Dios nos dio capacidades emocionales, físicas y espirituales que nos hacen seres humanos equipados para dar y recibir amor.

• Amar con toques cariñosos: el lenguaje corporal del amor se expresa con abrazos, toques positivos, besos y acercamiento que provee apoyo. Confinar, ignorar y mantenernos a distancia de las personas que amamos mata el amor.

Amar con los ojos: mirar con atención es la mejor manera de decirle a alguien que es importante para nosotras. Una inspección visual del otro, cargada de sentimientos amorosos, crea lazos de intimidad y cariño que ayudan a resistir los peores momentos. Una mirada vale más que mil palabras.

Amar con los oídos. Padres, madres, esposas y esposos «sordos» abundan. Son los que construyen un muro de indiferencia, confinan a los hijos a la soledad y al abandono; solo son capaces de escucharse a sí mismos tornándose soberbios y egoístas. El amor sencillo y verdadero necesita tiempo para despojarse de las preocupaciones personales y escuchar a otros con genuino interés. Una conversación sin prisa puede ser una excelente sesión de catarsis que todos necesitamos.

Amar a través del respeto: decimos «te amo» cuando manifestamos respeto y consideración. Todos tenemos gustos, intereses, expectativas y sueños diferentes. El respeto debe inducirnos a ser sensibles a los sentimientos ajenos. Atropellamos cuando nos mostramos intolerantes. «Lo siento» y «lo has hecho muy bien», aunque son frases sencillas de expresar, se hacen cada día más escasas.

Aprendamos el lenguaje del amor. Cada quien podrá expresarlo de acuerdo a su forma de ser, sin tratar de imitar a nadie. Si es a través de las palabras o los gestos, no tengamos miedo; un «te quiero» lleno de sinceridad puede mover montañas. Una caricia sincera puede curar heridas profundas.

Elena G. de White escribió: «Son las pequeñas atenciones, los numerosos incidentes cotidianos y las actitudes amables, las que constituyen la suma de la felicidad en la vida; y el descuido manifestado al no pronunciar palabras bondadosas, afectuosas y alentadoras ni poner en práctica las pequeñas atenciones, es lo que contribuye a formar la suma de la miseria de la vida» (El hogar cristiano, cap. 16, pág. 102). Tomemos la decisión de erradicar la miseria humana con la fuerza del amor.

Matutina para Android