Regresar

Cómo duele decir adiós

Play/Pause Stop
«Secará todas las lágrimas de ellos, y ya no habrá muerte, ni llanto, ni lamento, ni dolor; porque todo lo que antes existía ha dejado de existir». (Apocalipsis 21:4).

EL DUELO ES una constante en este mundo pecaminoso en el que nos ha tocado vivir. Frente a una pérdida, entramos en un oscuro túnel de dolor y sufrimiento, casi imposible de evitar. El rompimiento de una relación, la pérdida de un órgano, la pérdida de la salud o la muerte de un ser querido son experiencias devastadoras que, por el simple hecho de estar vivas, nos tocará experimentar en mayor o menor medida. Todo esto es el resultado del pecado; no son los designios de Dios. No hemos sido creados para el dolor y el sufrimiento; hemos sido creados para ser felices.

Cuando entramos en una etapa de duelo por causa de un duro acontecimiento de la vida, nos envuelve una nube de desesperanza y desolación; nos asaltan emociones y sentimientos encontrados con los que no sabemos qué hacer; e incluso llegamos a desarrollar síntomas de enfermedad física, y a culpar a Dios por el sufrimiento que nos agobia.

Mientras estemos peregrinando por este mundo, debemos saber racionalmente que el duelo formará, antes o después, parte de nuestra existencia. Ahora bien, también debemos saber racionalmente que, en esta travesía, no estamos solas. Dios se conduele de nuestro dolor y está dispuesto a ser nuestro Consolador por medio de la persona del Espíritu Santo. En este proceso, cual niño que tiene confianza absoluta en sus padres, debemos, aunque sea a tientas, asirnos de la mano de Dios hasta que la luz de la esperanza vuelva a brillar en nuestro camino.

Frente al duelo, es bueno que tengas siempre presentes los siguientes conceptos:

• Superar un duelo no es sinónimo de olvidar lo que nos ha pasado.

• El tiempo te mostrará la lección que Dios desea enseñarte a través de esa experiencia.

• Tu corazón herido cicatrizará y volverás a experimentar la alegría.

• Las pérdidas no siempre son consecuencia de nuestros actos, y muchomenos un castigo de Dios.

Si hoy tu corazón está en duelo, tienes en Dios al mejor aliado, compañero y consolador. Aférrate a sus promesas, aunque el presente te duela y el futuro te parezca incierto. Él sabe lo que te espera al otro lado del dolor. «El llanto puede durar toda la noche, pero a la mañana vendrá el grito de alegría» (Sal. 30:5, LBLA).

Matutina para Android