Regresar

Una lucha que comenzó en el Edén

Play/Pause Stop
«El hombre contestó: “La mujer que me diste por compañera me dio de ese fruto, y yo lo comí”. Entonces Dios el Señor le preguntó a la mujer: “¿Por qué lo hiciste?". Y ella respondió: “La serpiente me engañó, y por eso comí del fruto"». (Génesis 3:12-13).

LA LUCHA ENTRE GÉNEROS parece agudizarse en ciertos sectores de la sociedad. Están las mujeres que abiertamente se declaran antimachistas, y que no pierden ocasión para confrontarse con los varones; también están los hombres que conceptualizan a la mujer como un ser inferior, nacida para estar a su servicio. Adicionalmente, encontramos a aquellas mujeres que se someten al dominio masculino a costa de su dignidad, con la creencia de que los hombres nacieron para poseer y las mujeres para ser poseídas, e instintivamente buscan relaciones con varones que les reafirmen esta creencia. Sin embargo, cuando Dios creó al hombre y a la mujer, sus propósitos fueron muy distintos.

La lucha de poder entre los géneros comenzó después de la caída. El relato bíblico hace referencia al primer desacuerdo entre Adán y Eva, cuyas respuestas al ser cuestionados por su falta fueron las siguientes: «La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí. [...] La serpiente me engañó, y comí» (Génesis 3:12-13, RV95). Es obvio que ninguno se responsabilizó de sus actos; por el contrario, buscaron culpables para no reconocer su error. Es lo que suele ocurrir hoy en los matrimonios; los desacuerdos terminan en batallas y, las batallas, en una guerra que muchas veces pone fin a la relación.

Dios quiere que la mujer y el hombre crezcan juntos como personas, prestándose ayuda mutua. Estamos hechos para trascender más allá de nuestras diferencias. La desobediencia indujo al hombre y a la mujer a mirarse como oponentes, y a mantenerse en posiciones a veces irreconciliables. Desde ahí y hasta ahora, la lucha de poder se ha tornado más intensa. A menos que con humildad nos sometamos a Dios y, por ende, nos hagamos sensibles a las necesidades del otro y aceptemos que ambos somos diferentes, nada cambiará.

Los conflictos matrimoniales causan daño emocional a los cónyuges, pero no solo eso, rompen el núcleo familiar y desestabilizan a los hijos. Estos, para sobrellevar las circunstancias, buscan vías de escape como las adicciones o las malas compañías. Ningún matrimonio está exento de sufrir desacuerdos, pero si analizan juntos el modo como se comunican, deponen el orgullo y buscan a Dios como mediador, los desacuerdos serán solo eso y la relación saldrá fortalecida.

Matutina para Android