Regresar

¿NO ES MI PALABRA COMO FUEGO?

Play/Pause Stop
“¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra?” (Jer. 23:29).

En un artículo de la BBC se mencionaba que las mujeres usan alrededor de veinte mil palabras por día y los hombres unas siete mil, aunque en estudios posteriores se demostró que tanto hombres como mujeres pronunciaban casi la misma cantidad de palabras por día.

Por muchos años, esa guerra de los sexos mantuvo a varios científicos ocupados en identificar las diferencias o similitudes en la forma de lenguaje y comunicación.

Mientras tanto, se dieron tantos diálogos y conversaciones inútiles; tantos chismes fueron esparcidos, tantos chistes repetidos y tantos retos pronunciados... Todos, sin quedar registrados y sin mucha relevancia para la posteridad, cayeron en el olvido.

Independientemente de la veracidad de estos estudios, podemos notar, sin miedo a equivocarnos, que muchas de las palabras de los seres humanos son totalmente vanas e innecesarias. Piensa cuántas conversaciones recuerdas realmente y cuántos discursos eres capaz de memorizar.

Sin embargo, la palabra de Dios tiene otro efecto. No solo atraviesa edades, sino que atraviesa corazones. Es como un fuego y como un martillo. Ambos elementos tienen un poder que nos supera y son un buen ejemplo del poder que Dios ejerce también con su Palabra en nuestra vida.

El profeta Jeremías, que comparte esta pregunta de hoy, fue quien dijo: "No me acordaré más de él, ni hablaré más en su nombre; no obstante, había en mi corazón como un fuego ardiente metido en mis huesos; traté de sufrirlo, y no pude” (Jer. 20:9).

Así como Jeremías, muchos pastores y ministros han pasado por la prueba de tener un mensaje para compartir que es más fuerte que ellos y que muchas veces no encuentra cabida en el corazón de las personas.

Con mucha oración preparan sermones, dan palabras de ánimo y acompañan a los miembros de iglesia y a los interesados en los momentos de mayor aflicción.

Hoy te invito a que ores por ellos, que cumplen este sagrado cometido. Ellos tienen un mensaje poderoso para compartir que puede no caer en el olvido, y hoy tú tienes una oración poderosa que elevar en su favor para que la Palabra de Dios cumpla su propósito y llegue a cada corazón.

Matutina para Android