Regresar

UNA CURA NATURAL

Play/Pause Stop
"Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma” (3 Juan 2).

“Pasa, pasa. Ya sé qué es lo que estás haciendo", dijo Elicia apenas abrió la puerta. Cuando me senté en la sala, vi el árbol decorado para

Navidad. Ella lo señaló y dijo: “Todos los años los colportores que estuvieron acá mandan una tarjeta de Navidad. ¡Qué chicos buenos!" Pensé, agradecida, en la importancia de la impresión que dejamos.

Elicia llamó a su esposo y se sentaron. Conversamos de varios temas y, enseguida, me mencionaron su mayor preocupación: su hija Romina. Romi, como le decían cariñosamente, tenía úlceras gástricas. Siempre había tenido problemas estomacales, pero ahora las cosas se estaban agravando. Tenía dificultades para comer, muchísimo dolor, había bajado de peso de manera alarmante y ya no sabían qué hacer. Me preguntaron si tenía algo para recomendarles.

Este matrimonio ya tenía El poder medicinal de los alimentos, del Dr. Pamplona Roger, pero cuando les mostré El poder medicinal de los jugos y la sección dedicada al aparato digestivo, decidieron adquirirlo inmediatamente. Les expliqué cómo hacer algunas de las recetas y se dieron cuenta de que realmente eran muy sencillas de preparar. Oramos y me despedí.

Seguí orando por ellos y, cuando me tocó ir nuevamente a su casa para cobrar la segunda cuota, Elicia me recibió con una sonrisa radiante y me dijo que tenía algo para contarme.

"Por dos semanas hicimos los jugos que nos recomendaste todos los días, y Romi se curó. Los médicos no podían creer. Nos preguntaban qué había pasado, porque tenía úlceras realmente grandes y ahora veían que la mucosa estaba sana”.

Aunque creo que lo que ofrecemos es realmente bueno, sinceramente no me imaginé que en tan pocos días el uso de esas recetas surtiera ese efecto.

Lo que llevamos a los hogares es algo realmente útil y necesario, pero sobre todas las cosas, es algo que proviene de Dios, quien lleva sanidad a las personas. Esta familia no solo estaba sufriendo la enfermedad física de su hija; también estaba pasando un duelo por pérdidas familiares. Pero se aferraban con fe a cada oración para recibir sanidad física y espiritual.

Muchas recomendaciones sencillas y recetas prácticas y ricas pueden ayudarnos a cuidar mejor nuestro cuerpo. Te animo a que hoy dediques un rato a buscar algunas para probar esta semana. Dios quiere que tengamos salud y vida en abundancia.

Matutina para Android