Regresar

DE DOS EN DOS

Play/Pause Stop
"Reunió a sus doce discípulos y les dio autoridad para expulsar a los espíritus malignos y sanar toda enfermedad y toda dolencia” (Mat. 10:1, NVI).

Había llegado la hora de la verdad. Debían poner en práctica todo lo que habían visto y aprendido... esta vez sin Jesús al lado.

Recuerdo que un profesor nos sentaba en su consultorio antes de que comenzáramos a hacer la ronda de visitas. Nos comentaba los casos y nos daba información sobre los pacientes y su evolución. Repasábamos algunas maniobras y preguntas, y entonces nos dividíamos para visitar las diferentes habitaciones. Siempre admiré la paciencia y la bondad con que este profesor nos preparaba antes de salir.

Te recomiendo que leas el capítulo entero de Mateo 10 y veas con cuánto amor y cuidado Jesús dio sus instrucciones antes de enviar a los discípulos.

No sabemos si ellos anotaron todo lo que él iba diciendo, pero seguramente recordaron sus palabras. Jesús los preparó para todo tipo de situación: de aceptación o de rechazo, de conocimiento o de ignorancia, de confianza o de traición.

"Llamando a los Doce en derredor de sí, Jesús les ordenó que fueran de dos en dos por los pueblos y aldeas. Ninguno fue enviado solo, sino que el hermano iba asociado con el hermano, el amigo con el amigo. Así podían ayudarse y animarse mutuamente, aconsejarse y orar juntos, la fortaleza de uno supliendo la debilidad del otro” (El Deseado de todas las gentes, p. 316).

¿Has tenido alguna pareja misionera alguna vez?

Con una amiga teníamos la costumbre de reunirnos una vez por semana bien temprano de mañana con una libreta de oración. Compartíamos pedidos y agradecimientos e íbamos anotando todo antes y después de orar.

Con otra amiga teníamos la costumbre de elegir un libro de la Biblia y compartir cada día versículos que nos habían hecho reflexionar del capítulo leído.

Con otras amigas salíamos cada sábado a dar estudios bíblicos o visitar gente.

Como dice la cita, el hecho de compartir estas actividades nos daba más fortaleza y ánimo.

Te invito a que hoy elijas a un amigo o amiga que te acompañe en la misión. Dios tiene poderosos planes que quiere cumplir a través de nosotros, de dos en dos.

Matutina para Android