Regresar

LA FLORCITA. ¿MUERTA?

Play/Pause Stop
"Día y noche, sea que él esté dormido o despierto, la semilla brota y crece, pero él no entiende cómo sucede” (Mar. 4:27, NTV).

-Papi, mira. Esa florcita está muerta -dijo la pequeña mientras interrumpía su caminata justo enfrente de mi ventana.

-No, hijita. No está muerta. Ahora va a servir de alimento al suelo, a los pajaritos y a las hormiguitas -explicó el papá y siguieron caminando

He escuchado muchas conversaciones chistosas desde mi ventana. No lo hago con la intención de entrometerme; simplemente escucho los retazos de conversación, silbidos u otras expresiones que se dan en esos segundos que la gente pasa. Y a veces me han sorprendido pensamientos profundos como este.

Recientemente, leí que los incendios son necesarios para mantener la biodiversidad en el planeta. Ayudan a la regulación del ciclo de carbono, a mantener los niveles de oxígeno adecuado en la atmósfera, a dispersar algunas semillas, a desarrollar corazas naturales en algunos árboles y a adaptar algunas especies a estos "desastres". Algunas plantas germinan recién después de un incendio y otras se activan como respuesta al humo.

Por supuesto que, con este concepto, no podemos excusar nuestra mala conducta y los cambios climáticos que hemos desatado en la naturaleza al no cuidarla y abusar de ella. Muchos de estos incendios se están dando de forma desequilibrada hoy, tanto como consecuencia de nuestro maltrato como por ser nosotros quienes los iniciamos con diferentes fines no beneficiosos; pero la lección que se esconde detrás de la naturaleza puede enseñarnos algo hoy.

"Quizá durante algún tiempo la buena semilla permanezca inadvertida en un corazón frío, egoísta y mundano, sin dar evidencia de que se ha arraigado en él; pero más adelante, cuando el Espíritu de Dios alienta en su alma, brota la semilla oculta, y al fin da fruto para la gloria de Dios” (Palabras de vida del gran Maestro, p. 45).

Hay personas que están listas para germinar, que llevan escondida en su corazón la semilla que algún día fue plantada. Están a la espera de que el incendio del Espíritu Santo las haga brotar. Para esto, Dios puede usarnos en su obra como intermediarios, para no solo esperar sino apresurar la venida de Jesús.

Además, recuerda que en tu vida algunas cosas también deben caer o morir para que haya más vida, regeneración o multiplicación.

Matutina para Android