Regresar

LA FOTO DE SEGUNDA MANO

Play/Pause Stop
"Ahora vemos de manera indirecta y velada, como en un espejo; pero entonces veremos cara a cara" (1 Cor. 13:12, NVI).

Me encontraba en un vuelo de cabotaje en Argentina con otras dos mujeres en una fila de tres asientos. En un momento, la pasajera que estaba más cerca del pasillo extendió su celular y le pidió a la mujer que estaba sentada al lado de la ventana (yo estaba en el medio), que tomara una fotografía de la puesta de sol, que se veía hermosa desde arriba. Ella había intentado hacerlo, pero a esa distancia se le hacía difícil.

Muy amablemente, la mujer tomó la foto y le devolvió el celular a la joven. Ahí pensé en la relación de segunda -o tercera- mano que a veces tenemos con Jesús. Es muy bueno escuchar sermones de diferentes predicadores, leer libros con reflexiones y estudios teológicos profundos y pedirles a otras personas que oren por nosotros, pero lamentablemente eso muchas veces es sinónimo de que no estamos yendo directamente a la fuente de vida, a la Palabra de Dios, a su oído atento, a sus atardeceres perfectos...

Esta joven veía por foto lo que la otra mujer había visto con sus propios ojos. ¿No será que a veces nos conformamos con lo mismo nosotros también?

Cuando nos mudamos a los Estados Unidos con mi familia, llegamos a comienzos del invierno. No estábamos acostumbrados a temperaturas tan bajas ni a la nieve, y en nuestras valijas no habíamos llevado mucho abrigo. Como no teníamos muchos recursos, nos sugirieron que comprásemos en unas tiendas en las que se vende ropa usada. Muchas veces está en óptimas condiciones o con poco uso, aunque uno encuentra de todo. Los precios eran muy bajos y accesibles, así que compramos unos guantes, bufandas, gorros y ropa abrigada para la iglesia. Estábamos muy agradecidos con esa compra de segunda mano, pero nunca olvidaré el momento en que una hermana me entregó un paquete envuelto con mucho cariño que contenía una chaqueta nueva a la que yo nunca podría haber accedido.

Es verdad: a nuestra disposición hay experiencias y ropa de segunda mano que pueden hasta ser de muy buena calidad. Pero nuestro Padre nos ama demasiado como para dejar que nos conformemos con menos de lo que él puede y quiere darnos si simplemente nos acercamos más a él de forma directa. Aunque ahora veamos por espejo, también es cierto que podremos ver algunas cosas con mayor nitidez si vamos a él.

Matutina para Android