Regresar

¿Qué día creó Dios el aire, las nubes y el cielo?

Play/Pause Stop
“E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así. Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo”. Génesis 1:7, 8.

Subraya la respuesta correcta

a. El tercero.

b. El cuarto.

C. El segundo.

Sal al aire libre o abre una ventana. Mira hacia el cielo durante unos segundos. Respira. ¿Puedes ver el aire? ¿Sabes de qué está compuesto?

Aunque no lo veas, el aire es muy importante. Todos los seres vivos necesitamos aire para respirar.

El segundo día de la Creación, antes de crear a todos los seres vivos, Dios dijo: «Que se separen las aguas y que entre ellas haya un espacio». Una parte de las aguas quedó debajo del espacio y otra encima. Y al espacio lo llamó «cielo». Por lo que el agua en forma de nubes ascendió hasta formar en el cielo una capa o bóveda. Dios se alegró de haber creado el cielo, las nubes y el aire.

Esa capa de aire que nos protege y nos da vida se llama «atmósfera».

Dios creó una capa de aire formada por oxígeno y nitrógeno en su justa medida, para que rodeara la Tierra y pudiéramos respirar.

La capa de la atmósfera pesa muchísimo, miles de kilogramos, sin embargo, no sentimos ese peso ¿verdad? En realidad, ese aire podría aplastarnos contra el suelo. Pero el Creador creó todo con un plan inteligente desde el principio. Por eso el aire no nos puede aplastar. Dios hizo que la presión que ejerce ese peso se reparta de forma uniforme sobre nuestro cuerpo y que el aire que existe dentro de nosotros contrarreste esa presión hacia fuera.

¿No te parece increíble? Nada existe por casualidad. El Creador lo hizo todo por amor a nosotros.

Dibuja una nube en tu Diario de Oración y dale las gracias a Jesús por el aire.

Matutina para Android