Regresar

¿A qué profeta le habló su asna?

Play/Pause Stop
“Entonces Jehová abrió la boca al asna, la cual dijo a Balaam: ¿Qué te he hecho, que me has azotado estas tres veces?”. Números 22:28.

Subraya la respuesta correcta

a. Balaam.

b. Balac.

C. Jeremías.

¿Sabes cómo se comunican los animales?

Los perros ladran, los gatos maúllan, los leones rugen, el oso gruñe y los delfines emiten un sonido especial para comunicarse... ¡Ah!, y los loros repiten sonidos, pero en realidad, aunque los animales se comunican entre ellos, no pueden hablar como nosotros.

¿Sabes por qué? Porque su cerebro no está tan desarrollado y sus cuerdas vocales no están preparadas para ello.

Sin embargo, la Biblia cuenta la historia de un animal que habló. ¿Recuerdas cuál es? Lo puedes leer en el libro de Números y en el capítulo 22. Dios hizo que una asna hablara para darle una lección al profeta Balaam, que era su amo.

Balaam iba montado en su burrita de camino hacia Moab, cuando de pronto la burrita se asustó y se salió del camino. Balaam estaba muy enfadado y la golpeó, pues casi hizo que él se cayera. Así ocurrió tres veces. Entonces la burrita habló y dijo: «¿Por qué me golpeas?». Finalmente, Balaam se dio cuenta de que en medio del camino había un ángel con una espada que le dio un mensaje importante de parte de Dios.

De modo que aquella asna no solo habló, sino que también vio algo que Balaam no veía. Muchas veces, Dios utiliza a los animales para darnos lecciones a los seres humanos. Los animales quizás no hablen como tú y como yo, pero son inteligentes y pueden comunicarse y transmitir mensajes que muestran el amor de nuestro Creador.

¡Recuerda respetar a los animales! Dibuja una asna en tu Diario de Oración y ayuda hoy a un animal.

Matutina para Android