Regresar

¿Quiénes eran los gálatas?

Play/Pause Stop
“Pablo, apóstol (no de hombres ni por hombre, sino por Jesucristo y por Dios el Padre que lo resucitó de los muertos), y todos los hermanos que están conmigo, a las iglesias de Galacia”. Gálatas 1:1, 2.

Subraya la respuesta correcta

a. Los que vivían en Galacia.

b. Los cristianos de Galacia.

C. Las dos respuestas anteriores son correctas.

¿Crees que alguna vez podrás ser lo suficientemente bueno para ser salvo?

Hay gente que cree que, si se porta muy bien, no pelea con nadie, no roba, obedece todas las leyes y no le hace daño a nadie, entonces Jesús se lo llevará a la Tierra Nueva.

Pero tengo que preguntarte algo, ¿recuerdas algún día en el que te hayas portado bien durante cada segundo? Lo cierto es que por mucho que lo intentes no hay día que no te portes mal, aunque solo sea una vez.

¿Sabes por qué? Porque en tu corazón todavía hay maldad, por causa de la desobediencia de Adán y Eva.

Sin embargo, aunque a veces te portas mal, Jesús vino a salvarte y él recibió el castigo que tú mereces por portarte mal.

Jesús sabía que por ti mismo no puedes ser bueno ni salvarte, por eso él se ofreció a morir por ti. Y todo el que pida perdón por portarse mal y acepte a Jesús como su Salvador será salvo y podrá ir con él a la Tierra Nueva.

Esto es lo que el apóstol Pablo quiso decirles a los cristianos de Galacia. Muchos querían imponer las leyes judías a los cristianos que no eran judíos porque decían que eran necesarias para ser salvos. Pero Pablo les escribió esta Carta a los Gálatas y les dijo que para ser salvo no hacía falta cumplir con esas leyes. Lo único que se necesita es tener fe en Jesús. Al tener fe en Jesús, sabemos que él nos dará poder para vivir una vida que le agrade.

La Biblia nos enseña que no somos salvos por las cosas que hacemos, sino por creer en Jesús. ¿No te parece maravilloso? Escribe una oración a Jesús dándole las gracias en tu Diario de Oración.

Matutina para Android