Regresar

¿Quién era Jairo?

Play/Pause Stop
“Y un hombre llamado Jairo, líder de la sinagoga local, se acercó y cayó a los pies de Jesús mientras rogaba que lo acompañara a su casa”. Lucas 8:41.

Subraya la respuesta correcta

a. El jefe del Sanedrín.

b. El jefe del templo.

C. El jefe de la sinagoga.

Cuando tienes hambre o necesitas que te ayuden en algo, ¿te gusta que te hagan esperar? ¡Claro que no! A todos nos gusta que si pedimos algo nos lo den inmediatamente o si preguntamos algo nos respondan enseguida.

Sin embargo, Jesús hizo esperar a Jairo bastante tiempo.

¿Sabes quién era Jairo? La Biblia dice que era el jefe de la sinagoga, probablemente de Capernaum. Jairo era alguien importante en la ciudad. Tenía una hija de doce años que estaba muy enferma, por eso le pidió a Jesús que fuera a su casa y le impusiera las manos para sanarla.

Jairo tenía fe en Jesús, y fue a buscarlo en cuanto supo que su hija estaba tan enferma. Pero Jesús, de camino hacia su casa, sanó a una pobre mujer que llevaba más de doce años enferma y seguramente estuvo predicando después de aquel milagro.

¿Imaginas lo preocupado que estaba Jairo por su hija? Pero Jesús no parecía tener tanta prisa como Jairo. Entonces llegó un mensajero con la noticia de que la niña había muerto. Jairo se puso muy triste, pero Jesús le dijo: «Confía en mí y ella se pondrá bien».

Finalmente, llegaron a su casa. Todos estaban tristes y llorando. Entonces Jesús les dijo: «No lloren la niña no está muerta, sino dormida». Algunos se rieron de Jesús, pero él fue hasta donde estaba la niña y le dijo: «¡Niña, levántate!». Y se puso de pie, abrazó a sus padres y le dieron de comer, pues tenía mucha hambre (puedes leerlo en Lucas 8:54).

A veces, Jesús no nos responde en el momento que nosotros esperamos, pero tenemos que confiar en él como hizo Jairo y esperar. Jesús nunca se olvida de nuestras peticiones. ¿Confiarás en Jesús, aunque no te responda enseguida?

Escribe una petición en tu Diario de Oración y ten fe como Jairo.

Matutina para Android