Regresar

¿Con qué comparó David a las personas que obedecen a Dios?

Play/Pause Stop
“Son como árboles plantados a la orilla de un río, que siempre dan fruto en su tiempo. Sus hojas nunca se marchitan, y prosperan en todo lo que hacen”. Salmo 1:3.

Subraya la respuesta correcta

a. Con un árbol.

b. Con un río.

C. Con el viento.

¿Has ido alguna vez a un bosque lleno de árboles y has levantado la vista?

Seguro que has visto pinos, abetos u otros árboles que crecen durante muchos años y casi llegan hasta el cielo.

Si encuentras en el bosque un tronco de árbol cortado por la mitad, podrás observar muchos círculos o anillos concéntricos que señalan la edad que tiene ese árbol. Hay árboles que pueden tener más de mil años, son muy altos y tienen un tronco muy ancho.

El árbol más alto del mundo tiene aproximadamente unos ochocientos años y se llama Hyperion. Es una secuoya roja que se encuentra en el Parque Nacional Redwood, en San Francisco, California. Mide más de ciento quince metros de altura y todavía sigue creciendo.

Dios creó los árboles para darnos oxígeno para respirar, limpiar el aire, darnos sombra, y servir de casa para las aves y otros animales. Por ello, debes cuidar siempre de los árboles y no golpearlos ni romper su corteza, pues son muy valiosos para la vida en la tierra.

El rey David comparó a los que obedecen a Dios con «un árbol plantado a la orilla de un río, que da su fruto a su tiempo y jamás se marchitan sus hojas». Y añade: «¡Todo lo que hace, le sale bien!» (puedes leerlo en el Salmo 1:3).

¿Quieres ser como un impresionante árbol y que todo te salga bien? Pues lee el Salmo 1 y sabrás cómo conseguirlo.

Dibuja un árbol en tu Diario de Oración, ¡y sigue creciendo hasta el cielo!

Matutina para Android