Regresar

¿Qué dos departamentos había en el santuario?

Play/Pause Stop
“Ese tabernáculo estaba formado por dos salas. En la primera sala había un candelabro, una mesa y los panes consagrados sobre ella. Esta sala se llamaba Lugar Santo. Luego había una cortina detrás de la cual se encontraba la segunda sala, llamada Lugar Santísimo”. Hebreos 9:2, 3.

Subraya la respuesta correcta

a. El primero y el segundo.

b. El del juicio y el de la expiación.

C. El santo y el santísimo.

¿Sabes cómo y cuándo se construyó tu iglesia? ¿Quiénes dieron ofrendas para que haya muebles, cortinas, diferentes salas, un baño y muchas otras cosas?

Seguro que, si les preguntas a tus padres o al pastor de tu iglesia, pueden contestarte todas estas preguntas.

La primera vez que se construyó una iglesia siguiendo las indicaciones de Dios fue cuando el pueblo de Israel estaba en el desierto, después de que Moisés los sacara de Egipto. A esa iglesia la llamaban «tabernáculo». Era una iglesia o un santuario portátil, es decir, que se podía montar y desmontar para poder transportarlo hasta que llegaran a la tierra de Canaán. Todos los israelitas trajeron ofrendas de oro, plata, telas, maderas para poder construirla.

Tiempo después, el rey Salomón construyó un santuario que ya no era portátil, sino un edificio grande y hermoso, el maravilloso Templo de Jerusalén.

Tanto el tabernáculo como el santuario tenían dos departamentos, como Dios le había indicado a Moisés que lo hicieran en el desierto: el lugar santo y el lugar santísimo, que estaban separados por una cortina. En el lugar santo, se encontraban la mesa de los panes de la proposición, el candelabro de siete brazos y el altar del incienso. Y en el lugar santísimo se encontraba el arca del pacto.

Para los israelitas el santuario era una muestra de la presencia de Dios en medio del campamento. Cuando los israelitas miraban el tabernáculo sabían que Dios estaba con ellos y que no tenían nada que temer.

Dios siempre quiere estar cerca de nosotros y protegernos de todo mal.

Pídele a Jesús, en tu Diario de Oración, que siempre esté cerca de ti. Si se lo pides, él siempre estará contigo.

Matutina para Android