Regresar

Abrazos de amor

Play/Pause Stop
«Esaú, por su parte, corrió al encuentro de Jacob y, abrazándolo, lo besó». Génesis 33:4, TLA

¿Te gusta abrazar? ¿Cuántos abrazos al día le das a tu familia? Abrazar a papá y mamá es cuando pones tus brazos alrededor de su cuello, es una forma de demostrar amor.

¿Sabías que algunos animales pueden abrazar? Por ejemplo, los que tienen cuatro patas como el perro y el león. Pero los peces no pueden hacerlo porque no tienen brazos, ni patas, ni aletas.

Hoy te quiero hablar de un animal que se llama manatí. A él le gusta vivir en el agua tibia. El manatí no tiene brazos, pero tiene dos aletas que usa como si fueran brazos. Las aletas del manatí le permiten llevarse la comida hasta su hocico, es decir, hasta su boca; también le permiten abrazar a otros animales. ¡Qué bonito! ¿Verdad?

Cuando Dios te creó te dio dos brazos. Gracias a ellos puedes hacer muchas cosas como comer, montar en bicicleta, escribir, o abrazar a tus familiares y a tus amigos. Dios también te abraza cada día. Puedes sentir sus brazos de amor cuando sientes el calor del sol y la suave brisa que roza tu cara. Comienza este día dando un fuerte abrazo a papi y a mami. ¡Genial!

Palabra que aprendimos hoy: Abrazar.

Oración: Querido Dios, gracias por mis brazos. Ayúdame a usarlos siempre para dar abrazos de amor.

Matutina para Android