Regresar

Limpiando el corazón

Play/Pause Stop
«Oh Dios, ¡pon en mí un corazón limpio!, ¡dame un espíritu nuevo y fiel!». Salmo 51:10

Hoy te quiero hablar de dos amigas que son muy diferentes pero que viven juntas. Una es la morena, un pez que tiene unos dientes muy afilados y al que le gusta comer carne. La otra es la gamba roja, que se alimenta de la comida que se encuentra entre los dientes de la morena. ¡Qué extraño! ¿Verdad? Por eso a la gamba roja se la conoce como un animal limpiador, porque se come los trozos de comida que quedan entre los dientes de las morenas y les deja la boca limpia.

¿Sabes qué significa la palabra limpiar? Es cuando quitamos la suciedad de algún lugar. Por ejemplo, cuando papá o mamá barren el piso de la casa o quitan el polvo de los muebles, lo que están haciendo es limpiar. Hoy es un buen día para ayudar a tus padres a limpiar la casa, pregúntales: «¿En qué puedo ayudar?».

A Dios también le gusta ver las casas limpias y también le gusta limpiar los corazones sucios. ¿Sabes cómo se ensucia el corazón? Cuando decimos mentiras, malas palabras, cuando peleamos con nuestros hermanos o cuando no obedecemos a mamá o a papá. Pero si oras a Dios, él limpiará tu corazón, porque perdonará todas las cosas malas que hay en él.

Palabra que aprendimos hoy: Limpiar.

Oración: Padre querido, ayúdame a siempre ayudar a mantener limpio mi hogar.

Matutina para Android