Regresar

Una merienda especial

Play/Pause Stop
«Aquí hay un niño que tiene cinco panes de cebada y dos pescados». Juan 6:9

Hace poco te conté que las hormigas guardan comida, pero no solo ellas lo hacen, también las ardillas tienen la costumbre de enterrar nueces y bellotas y guardarlas para comerlas después. Vamos a jugar a las ardillas. Mami o papi saldrán contigo al patio y enterrarán algunos granos, o los pondrán en una macetita... ¡Así hacen las ardillas!

¿Alguna vez te ha tocado salir de la casa por mucho tiempo? Creo que sí, ¿verdad? Tus padres llevan comida para ti cuando salen por mucho tiempo y si ya estás en la escuela colocan comida en tu bultito, para que la lleves contigo y comas cuando tengas hambre. Esa comida se llama merienda. Pero a veces papi y mami no tienen tiempo de preparar la merienda, o tal vez ya eres mayor y aprendiste a usar el dinero. En ese caso, en vez de una merienda, tus padres te dan dinero para que compres la comida. ¿Sabes cómo se llama ese dinero que nos dan para comprar la merienda? Se llama mesada.

Recuerdo la primera vez que me dieron una mesada, ¡estaba feliz! Compré dulces y también llevé una parte a la iglesia como ofrenda.

No importa si recibes una mesada o te dan merienda, es bueno tener padres que se preocupen por nosotros. El niño que le dio la merienda a Jesús tenía padres que se preocupaban por él, y Jesús usó esos panes y esos peces para alimentar a mucha gente porque él se preocupa por nosotros.

¡Qué bien, hoy aprendimos dos palabras nuevas! ¿Me las puedes repetir? ¡Muy bien!

Oración: Gracias, Jesús, por mis padres que se preocupan por mí.

Matutina para Android