Regresar

Dios nos cambia

Play/Pause Stop
«Del mismo modo, ahora ustedes están tristes, pero yo volveré a verlos, y se pondrán tan felices que ya nadie les quitará esa alegría». Juan 16:22, TLA

Hay un animal muy famoso porque cambia con frecuencia su color. ¿Sabes cómo se llama? Camaleón, y suele cambiar dependiendo de dónde esté. Por ejemplo, cuando tiene miedo cambia de color para parecerse a las hojas del árbol donde está, de tal manera que no lo vean y, así, tampoco lo ataquen.

La palabra cambiar quiere decir que ponemos una cosa en lugar de otra, como cuando cambias de lugar tu pelota, la pasas del cajón al suelo. También significa alterar una situación. Vamos a hacer un juego con la ayuda de mamá. Ella te dará algunas cosas para que las cambies de lugar. ¡Muy bien! Cuando nos quitamos una ropa sucia por una que esté limpia, eso también es cambiar.

Tú no puedes cambiar de color como el camaleón, pero a veces puede que cambie la forma como te sientes. A pesar de que siempre estás contento, algunas veces podrás sentirte triste porque tu amigo está enfermo o puedes estar enfadado porque tu hermanito tomó tu juguete favorito y lo rompió. ¿Qué puedes hacer cuando te sientes así? Puedes decirles a tu mamá y a tu papá lo que te ha pasado y explicarles cómo te sientes. También puedes contárselo a Dios a través de la oración y Dios tomará tu tristeza y la cambiará en alegría.

Palabra que aprendimos hoy: Cambiar.

Oración: Padre querido, gracias por cambiar mi tristeza o mi enfado en alegría.

Matutina para Android