Regresar

No te burles de los demás

Play/Pause Stop
<<Se burlan de los anhelos del humilde, pero el Señor lo protege». Salmo 14:6

Los osos, además de ser muy fuertes, pueden correr muy rápido. Son más veloces que tú y que tu papá. Vamos a jugar un poco. Vas a correr lo más rápido que puedas; papá y mamá también correrán y tú tratarás de alcanzarlos. ¿Lo lograste? ¡Qué bien!

Los osos, con su fuerza, pueden arrancar árboles y sacar insectos de sus raíces para alimentarse. También pueden hacerles mucho daño a sus enemigos.

Un día, el profeta Eliseo acababa de salir de Jericó, donde había hecho muchos milagros. De repente salieron unos chicos y se comenzaron a burlar de él. «Viejo calvo» le dijeron. A Dios no le gustó que se burlaran de Eliseo. De repente, dos osas atacaron a los muchachos y ya no molestaron más a Eliseo.

Cuando te burlas de los demás dices cosas desagradables, y los haces sentir tristes. A Dios no le gusta que nos burlemos de los demás solo porque son diferentes. Siempre debes recordar que, si no tienes nada agradable que decir de alguien, mejor no digas nada. Y si alguien se burla de ti, ora por él para que Dios lo perdone y lo bendiga. Quizás esa persona no deje de burlarse, pero tú te sentirás muy bien por haberlo perdonado. Y Dios estará muy orgulloso de ti.

Palabra que aprendimos hoy: Burla.

Oración: Amado Padre, ayúdame a no burlarme de los demás y ayúdame a perdonar a quien se burle de mí.

Matutina para Android