Regresar

Saltar como las ranas

Play/Pause Stop
«Aarón extendió su brazo sobre todos los depósitos de agua de Egipto, y de allí salieron ranas y llenaron todo el país». Éxodo 8:6, TLA

¿Sabías que una rana puede saltar muy alto? De hecho, puede saltar hasta veinte veces lo que mide de largo.

En la Biblia vemos que Dios envió a Moisés y a su hermano Aarón a pedirle al faraón que dejara ir al pueblo de Israel a su nuevo hogar en la tierra prometida. Pero el faraón no quería dejarlos ir, entonces Dios le dijo a Moisés lo que debían hacer: «Dile a Aarón que extienda su vara sobre los ríos y arroyos».

Cuando Aarón extendió su vara, las ranas comenzaron a saltar por todas partes. Había ranas grandes y pequeñas bajo la cama, en los árboles y en las calles. Con la ayuda de mami, tira tus juguetes por todas partes y trata de caminar con ellos tirados por todas partes. ¿Verdad que es difícil? Así estaba Egipto, tan lleno de ranas por todas partes que incluso era imposible caminar. Las personas no podían moverse, incluso las ranas saltaban sobre ellos.

Entonces, el faraón llamó a Moisés y le dijo: «Llévate a tu pueblo, los dejaré ir». Pero al final el faraón no cumplió su promesa. ¿Sabes qué es una promesa? Es cuando alguien dice que hará algo.

Dios no es como aquel faraón de Egipto; cuando el Señor promete algo, debes creer que lo cumplirá, porque él siempre cumple sus promesas. Él le prometió a su pueblo que los sacaría de Egipto y eso es exactamente lo que hizo.

Así también Dios cumplirá todo lo que te ha prometido, como llevarte al cielo a vivir con él, y esa es razón suficiente para que saltes tan alto como las ranas.

Promesa. ¡Salta! Si eres muy pequeño, mami te ayudará a saltar. ¡Qué bien!

Oración: Amado Jesús, gracias porque siempre cumples tus promesas y gracias porque puedo saltar de alegría.

Matutina para Android