Regresar

Un sueño largo

Play/Pause Stop
«Muchos de los que duermen en la tumba, despertarán». Daniel 12:2

Ayer hablamos acerca de los osos, ¿lo recuerdas? Mencionamos las huellas que dejan al caminar. Hoy quiero contarte algo muy interesante que sucede con algunos osos que viven en las regiones más frías del planeta.

Cuando llega el invierno en esos lugares la temperatura baja tanto que todo se congela. Las aves, como pueden volar, se van a otro lugar más caliente. Pero el oso no puede volar, así que escoge un lugar y ahí se duerme durante cinco o seis meses. ¡Cuánto tiempo! Eso que los osos hacen se llama hibernar; hay otros animales que también hibernan, como el erizo, el murciélago y algunos roedores. Mientras está hibernando, el oso no come, no va al baño y si lo llamas no te puede oír. Después que pasa el invierno, el oso despierta y vuelve a pasear por los bosques.

Aunque los seres humanos no hibernamos, sí llega un momento en la vida en que dejamos de comer y si nos llaman no contestamos; se llama muerte. Aunque nos ponemos tristes cuando alguien muere en realidad la muerte es como un sueño, como cuando los osos hibernan. Jesús dijo que él tiene el poder para despertar a los que duermen el sueño de la muerte y cuando venga lo va a hacer. ¡Qué lindo es ser cristiano!

Palabra que aprendimos hoy: Hibernar.

Oración: Querido Jesús, gracias porque tienes el poder de despertar a los que han muerto.

Matutina para Android