Regresar

Voy a crecer

Play/Pause Stop
«Y crecerán como hierba bien regada, como álamos a la orilla de los ríos». Isaías 44:4

¿Sabes cómo se llama un gatito cuando ya ha crecido? Gato. ¿Y un cachorro cómo se llama al ser adulto? Perro, ¡muy bien! Los pollitos al crecer son gallinas o gallos, y un pollino será un burro. ¿Sabes qué es un gazapo? Es un conejo cuando es bebé.

Todos tenemos que crecer, es decir, tenemos que hacernos mayores. Tú no siempre serás un bebé o un niño pequeñito. Vas a crecer y te convertirás en un adulto. La pregunta es: ¿En qué te convertirás cuando crezcas? ¿Llegarás a ser la persona que Jesús quiere que seas? Dios te ha dado muchos dones y talentos que quiere que uses, pero que lo hagas para amarlo a él y amar a otros. La mejor noticia es que no tienes que esperar a crecer y a ser un adulto para usar esos regalos y dones. Pensarás «pero soy muy pequeñito». Eso no es problema, la Biblia cuenta la historia de un niño que fue rey con solo ocho años, su nombre era Josías. Aunque era muy pequeño, logró llevar a su pueblo de vuelta a Dios (ver 2 Reyes 22:1-3).

Cuando crezcas no serás rey como Josías, pero puedes ser doctor, bombero, profesor o quizás cocinero. En realidad, no importa lo que decidas ser cuando crezcas, lo más importante es que ames a Jesús con todo tu corazón y así crecerás haciendo cosas maravillosas.

Oración: Jesús, ayúdame a crecer amándote a ti y a los demás.

Matutina para Android