Regresar

Dios puede hacerlo todo

Play/Pause Stop
«En ese momento, Dios hizo que la burra hablara». Números 22:28, TLA

Los asnos o burros son animales muy valientes. Cuando se asustan, no salen huyendo, sino que rebuznan con fuerza. Los burros suelen hacer cosas muy extrañas, como dar vueltas en el suelo. Pero eso no es lo más raro que un burro ha hecho.

Un día, un rey tuvo miedo porque el pueblo de Dios estaba acampando muy cerca de su ciudad, por eso llamó al profeta Balaam y le dijo: «Ven y haz algo para que esta gente se marche». Así que Balaam fue montado en su burra.

Dios se molestó con Balaam y envió a un ángel para que lo detuviera. La burra vio el ángel y se detuvo, pero como Balaam no podía ver el ángel, le pegó varias veces a la burra para que avanzara. Entonces, Dios permitió que la burra hablara y ella le dijo a Balaam: «¿Qué he hecho para que me pegues?». ¡Eso sí que es extraño! Dios puede hacerlo todo. Él hizo que la burra hablara para que Balaam obedeciera.

No estuvo bien que Balaam le pegara a la burra. ¿Cómo reaccionas cuando te duele una parte del cuerpo? ¡Así mismo! Por eso no debes pegarle a nadie, pues ya sabes que duele mucho. Debes cuidar a las personas y también a los animalitos.

Palabra que aprendimos hoy: Pegar

Oración: Querido Dios, eres mi Señor y el de los animalitos, ayúdame a cuidar de ellos.

Matutina para Android