Regresar

Un buen centinela

Play/Pause Stop
«Ve y coloca un centinela que dé aviso de todo cuanto vea». Isaías 21:6

Te conté que la suricata tiene maestros para enseñar a los más pequeños a conseguir sus alimentos. Pues hoy te quiero contar que también son buenos centinelas. Pero, ¿qué es un centinela? Es alguien que está vigilando, es decir, mirando que no venga un enemigo, ni que el peligro los sorprenda.

Las suricatas siempre están juntas, y cuando salen a buscar comida o mientras los otros comen, una suricata es el centinela, el que cuida a los demás. ¿Sabes cómo lo hace? Se sube a un árbol o a alguna parte alta desde donde pueda mirar bien. Si ve algo sospechoso emite un grito; cuando los demás escuchan, se esconden. ¡Qué buen trabajo el que hace!

Tú también puedes ser un centinela, puedes decirle a un amigo que es peligroso cruzar la calle solo o que no es bueno hablar con extraños. Pronto Jesús vendrá a buscar a todos los que le aman y cuando compartimos esa buena noticia nos convertimos también en centinelas.

Vamos a jugar, mamá pondrá un obstáculo en el piso, puede ser una caja, o cualquier otro objeto. Ahora papá va a pasar. Mira, se puede caer, ¿qué harás? Dile: «Cuidado, papá, te puedes caer». ¡Muy bien! ¡Qué buen centinela eres!

Palabra que aprendimos hoy: Centinela.

Oración: Querido Dios, ayúdame a ser un buen centinela.

Matutina para Android