Regresar

El deseo de Dios

Play/Pause Stop
«Dios bendice más al que da que al que recibe». Hechos 20:35, TLA

¿Alguna vez has tenido deseos de comer helado? Un deseo es cuando tienes ganas o interés de conseguir o hacer algo.

Ahora mismo, ¿qué deseas? ¿Jugar con tu juguete favorito o simplemente un abrazo y un beso de parte de mamá o papa?

Hoy te quiero hablar de un ave que es muy cariñosa, se llama arrendajo. Cuando el macho le ofrece comida a su pareja, le da los alimentos que ella desea, uno distinto cada vez. Cariñosamente complace los deseos de su ave compañera. Si le da semillas en el desayuno, para el almuerzo le dará gusanos, si así ella lo desea. ¿Sabes

por qué lo hace? Porque eso hace que ella se sienta feliz. Cuando el arrendajo da alimentos a su pareja, cumple el deseo de ella y eso lo hace feliz. ¡Qué bonito! ¿Verdad?

Tener deseos no está mal, pero es mejor tomar en cuenta el deseo de los demás y hacer que otros sean felices. Como dice la cita de hoy: «Dios bendice más al que da que al que recibe». Así que hoy es un lindo día para para dar y cumplir los deseos de alguien.

Dios cumple tus deseos, especialmente los que son buenos para ti. Él desea que seas feliz.

Palabra que aprendimos hoy: Deseo.

Oración: Querido Padre, gracias por cumplir mis deseos. Ayúdame a cumplir el de los demás y hacerlos felices.

Matutina para Android