Regresar

Las grandes preguntas

Play/Pause Stop
«Me viste antes de que naciera. Cada día de mi vida estaba registrado en tu libro». Sal. 139:16, NTV

Yo podría hacerle un millón de preguntas a Dios, pero tengo la sensación de que todas serían equivocadas. Me sentiría presuntuoso y, además, sería una pérdida de tiempo; como si un niño que aún no ha nacido reflexionara sobre por qué su mundo es tan oscuro y confinado, y no sabe nada de moda, arte, arquitectura o puestas de sol.

Si pudiera satisfacer mi curiosidad sobre una sola cosa (aunque seguramente las respuestas serían tan profundas que generarían más preguntas), le preguntaría a Dios: ¿Has hecho algo en mi vida que en medio de mi total ignorancia yo no haya podido siquiera notar? ¿Qué situaciones aparentemente inevitables han ayudado a desarrollar el plan que tienes para mi vida, mientras yo las consideré como simples cosas que pasan?

Si pudieras hacer que Dios te contestara una pregunta, ¿cuál sería?

 

A tu juicio, ¿qué es lo más difícil de ser cristiano?

 

¿Qué aspecto del cristianismo crees que la gente malinterpreta más?

 

¿Cuáles son las cosas que la gente entiende menos de Dios?

Matutina para Android