Regresar

Te presento a Matthew Gamble – 1a parte

Play/Pause Stop
«Él será la seguridad de tus tiempos, te dará en abundancia salvación, sabiduría y conocimiento; el temor del Señor será tu tesoro». Isa. 33:6, NVI

Te presento a Matthew Gamble. Matthew trabaja como pastor a tiempo completo y es el fundador y orador de Vagabondservant International, una organización sin fines de lucro. Marcel Schwantes y yo lo entrevistamos para que nos hablara un poco sobre su experiencia espiritual:

Marcel: ¿Qué ocurrió en tu pasado que hizo que te convirtieras en ateo?

Matthew: La iglesia y la religión nunca fueron importantes en la vida de mi familia. Aunque una que otra vez íbamos a la iglesia, en casa nunca orábamos, leíamos la Biblia ni hablábamos de Dios. Cuando tenía trece años, me mudé a San Luís, Missouri, y allí asistí a una escuela cristiana privada. Estaba deprimido, me había alejado de mis amigos y todo me parecía falso. Al poco tiempo, mis pensamientos eran: «Esto no es real. Dios no existe». Uno de mis mejore amigos me enseñó a robar; así que robábamos los fines de semana y el domingo iba al confesionario a pedir perdón. Me parecía algo tan absurdo. Toda esa experiencia me desconecto de la religión cristiana. Pensar que había un Dios que permitía el dolor y el sufrimiento no tenía sentido para mí.

Marcel: ¿Cómo terminaste en Jamaica siguiendo la religión rastafari y traficando con drogas?

Matthew: Cuando tenía dieciséis años, me mudé de San Luís, Missouri a San Agustín, Florida (al parecer mis padres sabían que necesitaba vivir lo más cerca posible de los santos). A los pocos días de mudarme, comencé a salir con unos primos. Un día, estábamos paseando en mi automóvil cuando llegamos a un lugar apartado. Fue allí donde me introdujeron por primera vez a la marihuana. Me enamoré inmediatamente de los efectos que me produjo. Me sacó de mi depresión. Empecé a fumar todos los días antes de irme a la escuela, durante la escuela y después de la escuela. Todo, enmarcado con mucho hip-hop y reggae. Me enamoré del mensaje, del ritmo y de las enseñanzas de la leyenda del reggae Bob Marley. En aquel entonces yo le decía a la gente que era ateo, pero si alguna religión podía tener eran mis momentos a solas fumando marihuana, relajándome y escuchando reggae en la playa. Hasta que todo cambió.

Continuará...

Matutina para Android