Regresar

Los rollos del Mar Muerto

Play/Pause Stop
«Porque de Sion saldrá la enseñanza del Señor, de Jerusalén vendrá su palabra». Isa. 2:3

Nadie sabe con certeza cómo se encontraron los rollos del Mar Muerto. Se habla de un niño que estaba buscando una cabra perdida en 1947. Al arrojar una piedra a una oscura cueva, escuchó el sonido de una cerámica que se rompía. Más tarde, regresó para ver si era algo de valor. Cualquiera haya sido su razón para entrar a la cueva, descubrió uno de los hallazgos arqueológicos más importantes del siglo XX.

La colección de pergaminos dispersos entre varias cuevas de un lugar conocido como Khirbet Qumrán incluía un montón de manuscritos tanto bíblicos como no bíblicos. Los documentos, de dos mil años de antigüedad, contenían al menos partes de cada libro del Antiguo Testamento, con excepción de Ester. Estos resultaron de gran interés para los eruditos, ya que son al menos mil años más antiguos que los manuscritos que los traductores de la Biblia habían usado.

Antes de la invención de la imprenta, la gente tenía que copiar textos laboriosamente a mano. Por muy cuidadosos que fueran, podían cometer errores. Muchos se preguntaban cuán precisa podría ser nuestra Biblia después de tantos siglos de copias manuales. Antes de que se encontraran los rollos del Mar Muerto, los manuscritos más antiguos del Antiguo Testamento tenían un poco más de mil años de antigüedad. Los rollos del Mar Muerto, que datan de antes de que Jesús naciera, permitieron a los eruditos saber cuánto pudo haber cambiado el texto bíblico durante un período de mil años. Si bien encontraron algunas variaciones (mayormente en la ortografía y la forma y el orden de las palabras), los rollos del Mar Muerto eran sorprendentemente similares al texto masorético, del que se habían traducido las versiones modernas de la Biblia. Los que copiaron manuscritos bíblicos a través de los siglos fueron extremadamente cuidadosos.

Los rollos del Mar Muerto no solo dan testimonio de cuán fidedigna es nuestra Biblia actual, sino que nos han ayudado a comprender algunos asuntos que nos desconcertaban. Por ejemplo, una copia del Mar Muerto de 1 Samuel contiene una parte de la historia de Nahas, rey de los amonitas, que no aparece en los manuscritos bíblicos posteriores. Explica que Nahas atacó a Jabes de Galaad porque siete mil personas víctimas de su crueldad habían huido allí. Los traductores de la Nueva Traducción Viviente han colocado este material faltante después de 1 Samuel 10:27 y antes de 1 Samuel 11: 1. Búscalo en biblegateway.com, consultando la versión NTV.

Matutina para Android