Regresar

Un luchador por un mundo mejor – 2a parte

Play/Pause Stop
<<El Señor me ha instruido para que yo consuele a los cansados con palabras de aliento», Isa. 50:4

¿Podrían retirar esas pancartas, por favor? -preguntó Kennedy, Tengo una noticia muy triste que compartir con todos ustedes, y es que a Martin Luther King le dispararon y lo asesinaron esta noche en Memphis».

Casi al unísono, la multitud grito y lloró de dolor. «<Martin Luther King dedicó su vida a amar, a la justicia social y a luchar por la igualdad entre los seres humanos. Murió como resultado de sus esfuerzos en favor de esta causa. En este día difícil, en este momento difícil para los Estados Unidos, sería bueno que nos preguntáramos qué clase de nación somos y en qué dirección queremos ir. A ustedes, afroamericanos, les digo (dando por sentado que había personas de rara blanca involucradas en el crimen): es comprensible que sientan rabia, odio y deseos de venganza. Como nación, podemos movernos en esa dirección, acentuando aún más la polarización, y seguirnos llenando de odio. O podemos hacer un esfuerzo, como lo hizo Martin Luther King, para aceptarnos, para comprendernos, para reemplazar esa violencia que se ha propagado y ha tenido de sangre nuestra tierra. Un esfuerzo para aceptarnos y tolerarnos, con compasión y amor. [...]

»Mi poeta favorito es Esquilo, que una vez escribió: "En medio de nuestro sueño, el dolor que no podemos olvidar cae gota a gota sobre el corazón, hasta que en nuestra propia desesperación, en contra de nuestra voluntad, llega la sabiduría a través de la gracia abundante de Dios".

»Lo que necesitamos en los Estados Unidos no es más división; lo que necesitamos no es odio; no es violencia y desacato a las leyes; lo que necesitamos en los Estados Unidos es amor y sabiduría, es sentir compasión los unos por los otros, es el deseo de justicia por todos aquellos que están sufriendo en nuestro país, independientemente de su raza. Por eso, les pido que esta noche, al regresar a sus hogares, eleven al cielo una oración por la familia de Martin Luther King. Eso es importante, pero más importante aún es que elevemos una oración por nuestro país, al que todos amamos; una oración por el entendimiento y la compasión. [...]

»Dediquémonos a lo que los griegos escribieron hace muchos años: a domar el salvajismo humano para hacer más agradable la vida en nuestro mundo. Dediquémonos a eso y elevemos una oración por nuestro país y nuestra gente».

Esa noche estallaron disturbios en más de sesenta ciudades estadounidenses, pero las calles de Indianápolis permanecieron en calma.

Matutina para Android