Regresar

Agradecido por lo que no suelo siempre agradecer

Play/Pause Stop
«Después que hayan comido y se sientan satisfechos, deben alabar al Señor su Dios por la buena tierra que les ha dado». Deut. 8:10

EI sol que nos da su calor, las flores, el aire que respiras... Elaborar una lista de las cosas por las que estamos agradecidos puede ser divertido, aunque a algunos podría parecerles un poco trivial. «Estoy agradecido por estar vivo». Es obvio, no hace falta decirlo. Alguien dijo una vez: «Es preferible hacerse viejo que la otra alternativa». De vez en cuando es bueno que hagas una pausa para analizar tu vida e

os principales motivos que tienes para agradecer. Es probable que ni siquiera te has dado cuenta de algunos. Cultivar un «espíritu de gratitud», esa actitud y disposición que a los psicólogos de hoy les gusta tanto promover, es esencial para la felicidad y la salud.

¿Qué cosas simples das por sentadas?

 

¿Por cuáles situaciones o experiencias de tu vida, que al principio te parecieron grandes problemas, has terminado agradeciendo? ¿Qué situaciones inesperadas ha permitido Dios en tu vida?

 

¿Te resultaba más fácil ser agradecido cuando eras más joven? Si es así, ¿por qué?

 

¿Por cuáles situaciones o circunstancias te resulta difícil sentirte agradecido?

 

¿Cómo podría Dios transformar esa situación, o transformarte a ti para que puedas enfrentarla mejor?

Matutina para Android