Regresar

UN EXAMEN FÁCIL PARA UNA TAREA DIFÍCIL

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Jehová dijo a Gedeón: El pueblo que está contigo es mucho para que yo entregue a los madianitas en su mano, no sea que se alabe Israel contra mí, diciendo: Mi mano me ha salvado. Jueces 7:2.

Cuando Gedeón llamó al ejército para ir contra los madianitas, 32.OOO hombres se ofrecieron como voluntarios. Indudablemente, el enemigo oyó la noticia del movimiento de tropas. Recurriendo a sus vecinos en busca de ayuda para aplastar el levantamiento israelita, desplegaron sus fuerzas por todo el valle como si fueran un montón de langostas. En comparación, el ejército de Gedeón se veía lastimosamente pequeño.

Mirando las probabilidades, Gedeón sintió la necesidad de un poco más de seguridad de que Dios estaría con él, Colocando un vellón de oveja sobre el suelo, le pidió a Dios que lo humedeciera pero que mantuviese el suelo seco. Como era de esperar, a la mañana siguiente estuvo húmedo, ¡mientras que todo alrededor estaba seco! Pero luego, comenzó a pensar que lo que había ocurrido no era tan inusual: los vellones de oveja a menudo absorben la humedad. Así que, le pidió a Dios que revirtiera las cosas. A la mañana siguiente, el milagro estaba justo ante los ojos de Gedeón. El vellón estaba totalmente seco, pero el suelo estaba todo húmedo. Ya no tenía más excusas.

 Ahora le tocaba a Dios hacer una prueba. Nuestro versículo de hoy nos dice que no quería que nadie pensara que la batalla la habían ganado por sus propias fuerzas. Así que indicó a Gedeón que les dijera a todos los hombres que tenían miedo de pelear que se fueran a su casa. Imagina la sorpresa de Gedeón cuando 22.OO0 soldados se fueron Pero Dios no había terminado: "Aún es mucho el pueblo” (Jueces 7.4).

A menudo, Dios usa los medios más simples para probar el carácter. En este caso, hizo que los restantes 10 000 cruzaran un arroyo, Ansiosos de ir inmediatamente a la batalla, unos pocos se apuraron para alzar el agua con la mano y beberla a lengüetazos mientras continuaban avanzando hacia el enemigo. Pero 9 7OO hombres se detuvieron y se arrodillaron para beber. En realidad, ellos no querían ir a la batalla de todos modos y, en realidad, no pensaban que Dios los estuviera conduciendo. A aquellos 97OO se les dijo que empacaran y se fueran a su casa. Solo quedaban 300 soldados

Sin embargo, Gedeón estaba seguro de que Dios estaba guiando todo,

Siguiendo las órdenes de Dios, Gedeón y sus 300 hombres valientes escondieron antorchas dentro de vasijas de barro, que rompieron a la señal, y luego soplaron sus trompetas de cuerno de carnero al mismo tiempo. Los enemigos, confundidos, andaban a tientas en la oscuridad y comenzaron a matarse unos a otros. A Dios “no le honra tanto el gran número como el carácter de quienes lo sirven” (Patriarcas y profetas, p. 593).

 

 


Envía tus saludos a:
lindacollazos2015@hotmail.com