Regresar

UN CARRO QUE VA AL CIELO

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino, 2 Reyes 2:11.

Elías y Eliseo trabajaron codo a codo por muchos años. Elías estaba enseñando a Eliseo cómo instruir al pueblo acerca de Dios.

Los dos hombres caminaron mucho juntos. Una de sus misiones era ayudar a reabrir las escuelas de los profetas. Estas escuelas habían sido organizadas durante los días de Samuel, y su propósito era entrenar a los jóvenes de Israel como futuros líderes. Sus puertas se habían cerrado hacía mucho tiempo.

 La Biblia menciona tres de estas escuelas. Había una en Gilgal, una en Bet-el y otra cerca del río Jordán, en Jericó. Fue mientras hacía su último recorrido para visitar estas tres escuelas que Dios dijo a Elías que no moriría, sino que sería llevado vivo al cielo. Sin embargo, lo que no sabía era que Dios también había revelado esto a los estudiantes de las escuelas y a Eliseo. Cada vez que llegaban a una escuela, Elías diría al joven que se quedara atrás mientras él continuaba; pero Eliseo había aprendido a quedarse cerca del gran profeta.

 Después de dejar la última escuela, caminaron hacia el río Jordán. Elías se sacó su manto y lo enrolló. Cuando golpeó bruscamente el agua, el río se partió y los dos cruzaron sobre el suelo seco. Mientras seguían caminando, Elías le dijo: “Pídeme lo que quieras que te dé, antes de que sea llevado”.

“Ruego que una doble porción de tu espíritu descanse sobre mí”, respondió Eliseo.

“Has pedido algo difícil”. Elías no quería decir que algo fuera demasiado difícil para el Señor, sino que no era su trabajo decidir quién iba a recibir el Espíritu de Dios. Prometió a Eliseo que, si lo veía cuando era llevado al cielo, su pedido sería concedido.

 De pronto, un “carro de fuego”, tirado por “caballos de fuego”, bajó en picada desde el cielo, voló entre los dos hombres y Elías fue arrebatado en un torbellino. Mientras subía, Eliseo lo vio y supo que recibiría una doble porción del Espíritu de Dios.

Elías representa al pueblo de Dios que estará vivo cuando Jesús vuelva, No pasará mucho tiemp0 hasta que aquellos que hayan amado y confiado en el Dios de Elías experimentarán la emoción de subir al cielo, así como Elías lo hizo en su carro de fuego.


Envía tus saludos a:
lindacollazos2015@hotmail.com