Regresar

ENGAÑOS Y EL GRAN FOGÓN

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 2 Corintios 5:17.

Cuando Pablo dejó Corinto, su segundo viaje misionero estaba casi completo. Poco después de regresar a Antioquía en Siria, comenzó su tercer y último viaje misionero.

Pablo no tenía la intención de viajar todo el tiempo. Se estableció en Éfeso, donde predicó y enseñó durante tres años. Corinto era un mallugar, ¡pero Éfeso no se quedaba atrás! A pesar del aparente dominio de Satanás sobre la ciudad, Dios obró milagros especiales, por medio de Pablo, para sacudir a estas personas libertinas y liberarlas de su paganismo. La noticia de que Pablo poseía un potente poder sobrenatural pronto se esparció.

Algunas veces, Pablo prestaba su delantal de fabricador de tiendas a Una persona para que lo llevara a su casa, donde había un familiar o amigo enfermo. En el momento en que el enfermo tocaba la prenda, la enfermedad lo dejaba. Este método servía, incluso, para sanar a aquellos que estaban poseídos por los demonios.

Esta era la razón por la que los siete hijos de Esceva querían entrar en acción, también. Estos eran judíos ambulantes que afirmaban que podían expulsar espíritus de demonios. Creyendo que podrían igualar el poder de Pablo, encontraron a un hombre poseído por el demonio y echaron manos a la obra.

“Te ordenamos en el nombre de Jesús, a quien Pablo predica...”, mandaron.

Pero, el hombre poseído gruñó en enojo: “Conozco a Jesús y conozco a Pablo; pero, ¿quiénes son ustedes?” Y como feroz animal salvaje, se abalanzó sobre los muchachos. Con una fuerza sobrenatural, el hombre endemoniado, enloquecido, continuó con su conducta violenta, rompiendo, desgarrando y rasguñando. Los muchachos huyeron de la casa, desnudos y lastimados.

Las noticias se difundieron rápidamente por todo Éfeso. ¡Nadie, absolutamente nadie, osaría hacer algo así otra vez! ¡El nombre sagrado de Jesús sería respetado! Algunos de los cristianos, comprometidos a medias, que en secreto conservaban sus hechizos y magia, se asustaron y confesaron sus caminos malvados. Incluso, algunos delos brujos de antaño quisieron enderezar sus vidas. Ahora odiaban las cosas que una vez amaban.

Juntando toda su hechicería y libros de magia, hicieron una gran fogata y quemaron literatura siniestra, muy costosas monetariamente. Era una prueba positiva de que habían experimentado una verdadera conversión.


Envía tus saludos a:
lindacollazos2015@hotmail.com