Regresar

Un llamado a los miembros inconversos de la familia

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Así que somos embajadores de Cristo, como si Dios los exhortara a ustedes por medio de nosotros: “En nombre de Cristo les rogamos que se reconcilien con Dios”». 2 Corintios 5: 20, NVI

LA FAMILIA DE DIOS

LIZZIE, ¿acaso no crees en Jesús? ¿No crees que él es tu Salvador, y que él ha demostrado su amor por ti al entregar su preciosa vida para que puedas ser salva? Lo único que se requiere de ti es que aceptes a Jesús como tu amante Salvador. Le pido a Dios de todo corazón que él Señor sete revele personalmente tanto a ti como a Reuben [el esposo de Lizzie]. Tu vida en este mundo no es una vida de placer sino de dolor y, si no dudas de Jesús, sino que crees que él murió para salvarte; si acudes a él tal como estás, te entregas a él y te aferras a sus promesas por medio de una fe viva, él será para ti todo lo que deseas en tu corazón.

A todos los que preguntan: «¿Qué debo hacer para ser salvo?», yo les digo: Cree en el Señor Jesucristo. No dudes ni un instante que él desea salvarte, sea cual sea tu condición. Él les dijo a los judíos: «Ustedes no quieren venir a mí para tener esa vida» (Juan 5: 40, NVI). Que esto no sea lo que se diga de Reuben y de ti, y de quien te ayuda en tu casa. Jesús quiere salvarlos; darles paz, descanso y seguridad mientras vivan; y finalmente vida eterna en su reino. Nadie será obligado a aceptar la salvación. El Señor Jesús no fuerza la voluntad de nadie. A todos les dice: «Elijan ustedes mismos a quiénes van a servir» (Jos. 24:15). La mente y el corazón dedicados a Jesucristo, hallarán descanso en su amor [...]

Entonces, amada hermana, tú, Reuben, y la persona que los ayuda, tienen razones para tener esperanza en la misericordia de Dios, y para creer que Jesucristo puede salvarlos. ¿Por qué? ¿Porque están libres de culpa? No, porque son pecadores y Jesús dijo: «No he venido a llamar a justos sino a pecadores para que se arrepientan» (Luc. 5: 32, NVI). Cuando el diablo les susurre que no hay esperanza, díganle que ustedes saben que sí la hay, «porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna» (Juan 3: 16, NVI). ¿Qué más puede hacer Dios por ustedes de lo que ha hecho, para que ustedes lo amen? Lizzie, cree. Simplemente cree que Jesús cumplirá lo que dijo. Tómale la palabra y lleva tu alma desesperanzada a los pies de Jesús.

Las manos que fueron clavadas en la cruz por ti, están extendidas para salvarte [...]. ¿Te entregarás con una fe confiada a Jesús? Yo anhelo poder tomarte y llevarte al pecho de Jesucristo.

Debes aceptar a Jesús. Él desea darte su paz y la luz de su semblante. Lizzie, mi corazón anhela verte confiando en Jesús, ya que él puede darte su gracia y cargar con todos tus sufrimientos. Él te ama. Él quiere salvarte.- Carta 61, 1891.

Parte de una carta a Elizabeth Bangs, la hermana gemela de Elena G. de White


Envía tus saludos a:
adultos@appdevocionmatutina.com