Regresar

Una buena idea

Matutina para Android

Play/Pause Stop
"Con Dios está la sabiduría y el poder; suyo es el consejo y la inteligencia" (Job 12: 13).

En la búsqueda por su vocación, fue marinero, albañil, tornero, carpintero y aprendiz en una imprenta. Además, trabajó en la fábrica de velas y de jabones que tenía su padre. ¿Te parece mucho? No te apresures. Hay más. Cuando tenía 15 años, publicó en un diario sus primeras obras. ¿Seguimos? A los 25, participó en la fundación de la primera biblioteca pública de Filadelfia (EEUU). Ya los 46, realizó su invento más famoso: el pararrayos.

El personaje del que hablamos hoy nació en Boston, justamente, un día como hoy de 1706. Fue el decimoquinto hijo de sus padres y su nombre fue Benjamin Franklin. Además de todo esto, tuvo una brillante carrera política: fue uno de los Padres Fundadores de los Estados Unidos y firmante en el Acta de independencia de ese país.

Podrás decir que Franklin no es un ejemplo para imitar debido a su pensamiento político, a su adhesión a la masonería y a su vida sexual (tuvo un hijo extramatrimonial). Y tal vez tengas razón. No lo estoy presentando como un referente para tu vida como sí lo pueden ser José o Daniel. Sí destaco su creatividad, su búsqueda incesante, su capacidad de inventar y reinventarse, su deseo constante de superación.

Dudo que las haya Cumplido a todas en su vida, pero dicen sus biógrafos que, a los 20 años, Franklin adoptó una lista de 13 virtudes con las que regirse. Marcando algunas diferencias, bien podríamos adoptar la mayoría: templanza (no comas hasta el hastío); silencio (evita las conversaciones insignificantes); orden (las cosas en su sitio y los asuntos en su momento); determinación (resuelve realizar lo que deberías hacer); frugalidad (no desperdicies nada); diligencia (no pierdas el tiempo) sinceridad (no uses engaños que puedan lastimar); justicia (no lastimes a nadie con injurias); moderación (evita los extremos); limpieza (no toleres la falta de ella en el cuerpo, el vestido o la habitación); tranquilidad (no te molestes por nimiedades); castidad (no cedas a la debilidad sexual); humildad (imita a Jesús y a Sócrates).

Hoy puede ser un día histórico. Revisa tus talentos. Pon manos a la obra.

"Cada ser humano, creado a la imagen de Dios, está dotado de una facultad semejante a la del Creador: la individualidad, la facultad de pensar y hacer [...]. La obra de la verdadera educación consiste en desarrollar esta facultad, en educar a los jóvenes para que sean pensadores y no meros reflectores de los pensamientos de otros hombres" (Elena de White, La educación, pág. 17). PA


Envía tus saludos a:
jovenes@appdevocionmatutina.com