Regresar

Más que un mito

Matutina para Android

Play/Pause Stop
"Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar" (1 Pedro 5: 8).

Después de una fuerte nevada en el Sur y el Este de Devon, Inglaterra, durante la noche del 7 al 8 de febrero de 1855, apareció el fenómeno llamado “Las pisadas del diablo". Rastros de pezuñas hendidas (desde la Edad Media se había identificado a Satanás como una criatura de pezuñas hendidas) aparecieron a lo largo de unos cien kilómetros, en hasta treinta localidades diferentes, y en lugares tan insólitos como tejados o paredes verticales muy altas.

Se han dado toda clase de explicaciones: desde la simple superstición, pasando por pisadas de animales domésticos o salvajes, hasta una histeria colectiva de los habitantes del lugar. Como muchos de estos episodios, probablemente, no se encuentre explicación lógica, dadas las pocas evidencias existentes.

Históricamente, especialmente desde la oscura Edad Media, se ha intentado identificar y comprobar apariciones de Satanás aquí y allá, descrito muchas veces como criatura horrible, con cola y patas de animal. Se ha instalado en el imaginario colectivo que Satanás es un ser repugnante, con cuernos y un tridente, y así se lo ha intentado reconocer.

Pero la Biblia lo presenta de forma totalmente distinta: "Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura. En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación. Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad" (Eze. 28:12-15).

Además de esta descripción, la Biblia también nos presenta las verdaderas "pisadas del diablo". Desde que se presentó en el Edén como serpiente hasta ahora, Satanás ha estado detrás del pecado, la muerte, la maldad y el terror que experimenta este mundo. Sus pisadas estuvieron detrás de los grandes poderes antiguos, como Babilonia y Roma, para perseguir al pueblo de Dios. Estuvieron detrás de Cristo en el desierto de la tentación. Ya medida que el mundo se encamine a su final, veremos más y más de su accionar.

Sí, Satanás está más activo que nunca. Quizás en este mismo momento estés bajo su ataque. Pero recuerda: Cristo lo venció en la cruz y, muy pronto, lo destruirá para siempre. Es un enemigo vencido. Vive junto a Cristo, y ninguno de esos dardos podrá alcanzarte. MB


Envía tus saludos a:
jovenes@appdevocionmatutina.com