Regresar

Las 42 líneas que cambiaron el mundo

Matutina para Android

Play/Pause Stop
"Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón" (Hebreos 4:12).

El 23 de febrero de 1455 fue un día histórico. Nos llenamos de dicha y emoción al recordar que fue un día como hoy, hace muchos siglos, cuando el alemán Johannes Gutenberg terminó de imprimir, por primera vez, una Biblia en una imprenta.

Conocida como la Biblia de las 42 líneas -el nombre se refiere al número de líneas impresas en cada página, y es usado para diferenciarla de la edición posterior, que tiene 36-, este primer ejemplar es una versión latina de las Escrituras de San Jerónimo.

Para su impresión, fue preciso fundir casi cinco millones de tipos. De esa manera, se pudieron plasmar las 1282 páginas de la Biblia (encuadernada en dos volúmenes). Se cree que se produjeron alrededor de 180 ejemplares: 45 en pergamino y 135 en papel. Hoy, existen 47 de ellos, y solo 21 están completos.

Este día cambió para siempre no solo la forma en que el hombre se apropia del conocimiento, sino también la manera explosiva y sin fronteras que experimentó desde entonces la divulgación de la Palabra de Dios.

Fue gracias a la posibilidad de realizar tiradas de múltiples ejemplares de libros, que un mayor número de personas en todo el mundo pudo acceder al saber escrito, lo que dio lugar a inestimables transformaciones tanto en el campo de la cultura como en el de la política, la religión y las artes.

Gracias a la imprenta (ese recurso "repetido, repetido, repetidor, repetidor", al decir de Marshall McLuhan), surgen la producción en masa, el punto de vista privado y el público lector, que puede leer en soledad y pensar por sí mismo.

Pero, hay una transformación aún mayor que puede hacer la Biblia. Se trata de la que opera en nosotros y a través de nosotros. "La exposición de tus palabras alumbra, hace entender a los simples", dice David en Salmos 119:130. "Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón", aconseja San Pablo en Hebreos 4:12.

Hoy puede ser un día histórico. Abre tu Biblia. Disfruta del privilegio de estudiarla. Este es el libro de duras tapas negras y frágiles páginas interiores en el cual encontrarás la solución a todos tus problemas.

"Si permitimos que la Biblia nos hable, nos enseñará lo que ninguna otra cosa puede enseñarnos” (Elena de White, Mensajes para los jóvenes, p. 251). PA


Envía tus saludos a:
jovenes@appdevocionmatutina.com