Regresar

Un terremoto gigante

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares" (Mateo 24:7).

Aquel 11 de marzo de 2011 mirábamos totalmente sobresaltados esas imágenes por televisión. Mostraban los espeluznantes daños causados por el devastador fenómeno natural ocurrido en Japón: un terremoto de magnitud9grados en la escala de Richter, a 130 kilómetros de la costa, provocó un tsunami que anegó la costa noreste del país y causó directamente 15836 víctimas, 3650 desaparecidos y el accidente nuclear de Fukushima, uno de los más graves de la historia.

En la Biblia se mencionan varios terremotos. Veamos algunos de ellos, para obtener lecciones espirituales para esta jornada.

  • Un terremoto para tomar conciencia del tiempo en el que vivimos. Mateo 24:7 nos habla de esto. No sabemos ni el día ni la hora de la segunda venida de Jesús, pero podemos observar las señales y estar preparados hoy para ese evento. .
  • Un terremoto para creer en Jesús.Mateo 27:54 da cuenta de esto. Cuando Jesús murió una de las señales extraordinarias que se manifestaron fue, justamente, un terremoto. Dice la Escritura que el centurión (y sus acompañantes), al vivir todas estas cosas, reconoció a Jesús como Hijo de Dios.
  • Un terremoto para alcanzar el perdón.Hechos 16:26 lo explica. Cuando Pablo y Silas estaban encarcelados injustamente en Filipos, Dios los liberó mediante un terremoto. Acertadamente, el carcelero pensó que todos los prisioneros habían escapado y estaba a punto de quitarse la vida. Pero no todos estaban allí. Y en medio de esa oscura noche brilló el sol: el carcelero entregó su vida a Dios y se bautizó.

Hoy puede ser un día histórico. Ten conciencia. Reconoce a Jesús. Pide perdón. Alista tu vida en armonía con Dios. Prepárate para la crisis final. En Apocalipsis 6:12 al 17 se menciona otro terremoto. Es uno triste, ya que implica destrucción. Cuando Jesús regrese, habrá un gran terremoto, y quienes hayan caminado lejos de sus enseñanzas y desoído su voz pedirán a las piedras y a los montes que caigan sobre ellos. Tomemos hoy las mejores decisiones para no pertenecer a este grupo.

"¡Con cuánta frecuencia oímos hablar de terremotos y ciclones, así como de la destrucción producida por incendios e inundaciones, con gran pérdida de vidas y propiedades! Aparentemente, estas calamidades son estallidos caprichosos de las fuerzas desorganizadas y desordenadas de la naturaleza, completamente fuera del dominio humano, pero en todas ellas puede leerse el propósito de Dios. Se cuentan entre los instrumentos por medio de los cuales él procura despertar en hombres y mujeres un sentido del peligro que corren” (Elena de White, ¡Maranata: el Señor viene!, p. 147). PA


Envía tus saludos a:
jovenes@appdevocionmatutina.com