Regresar

Atreverse a resistir

Matutina para Android

Play/Pause Stop
"Se niegan a servir a los dioses de su Majestad y no rinden culto a la estatua de oro que usted ha levantado” (Daniel 3:12, NTV).

El 29 de marzo de 1936, Hitler se presentó a elecciones parlamentarias (un referéndum, en realidad, que consultaba si estaban de acuerdo con la ocupación militar en Renania), y él, junto con el partido Nazi, sacó el 99% de los votos. Visto desde los lentes de la historia -o a través de la lente de lo que pasó en Auschwitz, parece increíble. Tomando en cuenta el contexto histórico, el aparato de propaganda nazi y la intimidación militar a los votantes, puede entenderse un poco mejor; pero nunca hasta justificarlo.

De 45.5 millones de alemanes, casi 445 millones votaron por el partido nazi y la ocupación militar de la zona del Rin, hecho que violaba el tratado de Versalles. La propaganda nazi se caracterizó por destacar el rápido crecimiento económico de Alemania luego de la Gran Depresión, y un fuerte nacionalismo que llevó a la peor versión histórica del racismo. Al promover el pan-germanismo (basado en la jerarquía racial y el darwinismo social), Hitler pudo llevar a millones a creer que la mayoría de los problemas de Alemania se resolvería aniquilando a los judíos que habitaban Europa y a otros grupos sociales minoritarios segregados, a quienes él y sus seguidores llamaban Unternenschen (subhumanos).

Es en este contexto que la famosa foto de August Landmesser cobra mucho mayor significado. Ese día, habían reunido a miles de personas, junto con trabajadores del astillero Blohm + Voss, en Hamburgo, para ver zarpar el barco de entrenamiento Horst Wessel. Casi todo el mundo aparece haciendo el saludo nazi, salvo Landmesser, que aparece con los brazos cruzados, en actitud desafiante al régimen nazi. ¿El motivo? Estaba casado con una mujer de origen judío y entendía lo que Hitler quería hacer con ese pueblo.

Hoy, tal Como los amigos de Daniel en la llanura de Dura, puedes nadar contra la corriente. No importa si millones se arrodillan ante los ídolos de la moda, el relativismo del posmodernismo o la frivolidad del espectáculo. Hoy puedes permanecer de pie ante Dios, sin importar las consecuencias. MB


Envía tus saludos a:
jovenes@appdevocionmatutina.com