Regresar

El día de la familia

Matutina para Android

Play/Pause Stop
"Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré, y serán benditas en ti todas las familias de la tierra"(Génesis 12:3).

Semanas atrás caminaba por un hermoso parque de la Ciudad de Buenos Aires y observé algo que, si bien no me llamó la atención, me sorprendió grandemente, porque nunca lo había visto de manera personal. Delante de mí caminaban ellos tres: uno era un hombre de unos treinta años (delgado, alto y con una impecable camisa celeste), que llevaba de la mano a un pequeño niño, que estaba dando sus primeros pasos. La tercera persona era otro hombre, también de unos treinta años, con playera a rayas, que también tenía de la mano al niño. Momentos más tarde, me los encontré de nuevo. Estaban en el césped, los tres, tomando una merienda. No había dudas: era un niño que tenía dos padres.

Tal vez, para ti, ver una pareja homosexual parezca algo cotidiano o natural. Has crecido viendo cómo se desarrollan este tipo de familias. Para los que ya cumplimos los cuarenta años, esto es algo que nos sorprende terriblemente. No crecimos con esto. No hemos sido bombardeados invasivamente por la televisión, el cine y los debates sociológicos sobre la normalidad de familias constituidas por dos padres o dos madres.

No dudo del amor de esas dos personas hacia la pequeña criatura. Sí sé -y la Biblia es mi respaldo- que ese no es el plan de Dios para la familia humana: "Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne” (Gén. 2:24).

No podemos mirar hacia otro lado: la institución familiar tal y como Dios la dio en el Edén, está pasando por una severa crisis. Cada día hay más divorcios (también dentro de la iglesia), más violencia familiar, más adulterios, más crisis familiares. Si hay algo que está bajo ataque enemigo, eso es, justamente, la familia. Hasta la Asamblea General de las Naciones Unidas (en su Resolución 47/237) ha decidido que las familias tengan su día internacional, para revalorizarlas: el 15 de mayo.

Hoy puede ser un día histórico. Ora por tu familia. En lo posible, mantenla unida y pura. Ora para que Dios te ayude a formar una buena familia siguiendo su plan divino y precioso.

“La sociedad se compone de familias, y será lo que la hagan las cabezas de familia. Del corazón 'mana la vida'; y el hogar es el corazón de la sociedad, de la iglesia y de la nación" (Elena de White, El hogar cristiano, p. 10). PA


Envía tus saludos a:
jovenes@appdevocionmatutina.com