Regresar

Nuevos propósitos cada mañana

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Tu amor, Señor, no cesa, ni tu compasión se agota; ¡se renuevan cada día por tu gran fidelidad!, Lamentaciones 3:22, 23.

EN LA CUARTA PÁGINA del primer periódico del año había fotos de siete individuos a los que les habían preguntado cuáles eran sus propósitos de Año Nuevo. Pensé en qué podían haberse basado realmente para responder.

Un joven dijo: «Quiero ser un profesional exitoso». (¿Como Salomón cuando pidió sabiduría, o para ganar dinero y prestigio?) Un joven padre dijo: «Quiero convivir más con mi esposa y familia». (¿Era consciente de que un día tendría que dar cuentas de su precioso rebaño [Jeremías 13:20]?) Tres mujeres mencionaron propósitos relacionados a problemas de salud: dos querían perder peso, la otra, dejar de fumar. (¿Sabían que sus cuerpos son templos de Dios y deseaban purificarlos para él [1 Corintios 3: 16]?)

Otra entrevistada juró que no volvería a comprar cosas usadas. Decía que no necesitaba tener más basura. No dijo qué haría con el dinero que se ahorrara. Tal vez consideraba donar a un proyecto de caridad o misionero.

Al final, otro hombre dijo: «¡Nunca hago propósitos de Año Nuevo porque así no termino sin cumplirlos!».

Me pregunté qué habría respondido yo. ¿Qué habría deseado que supieran los lectores? ¿Qué es lo verdaderamente importante? ¿Qué aspectos de mi vida necesitaban cambiar y cuáles me afectarían, así como a quienes se enteraran de mis propósitos?

Noté que los entrevistados hicieron propósitos relativos a los aspectos físicos, sociales e intelectuales de sus vidas. Pero nadie mencionó su vida espiritual. Nadie prometió caminar más de cerca con Dios o disminuir el sufrimiento de la humanidad.

¿Por qué esperar hasta que llegue el Año Nuevo para hacer el propósito de vivir mejor, dejar un mal hábito o hacer más llevadera la vida de alguien menos afortunado? Cada mañana, hagamos un compromiso con nuestro Dios que nos da todo lo que necesitamos.

Edith Fitch


Envía tus saludos a:
No Disponible