Regresar

Es tu turno

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Confía al Señor tus inquietudes, pues él será siempre tu apoyo, Salmos 55: 23.

AUBREY viene al menos una vez a la semana a visitarnos. Es un gran privilegio pasar el día entero con una nietecita tan alegre. ¡Nos divertimos mucho!

Este año nuestro durazno dio muchos frutos y quise saber cómo usarlos. Un día le sugería Aubrey que hiciéramos pequeños pays de durazno. Podíamos comer algunos y compartir los demás con los vecinos. Aubrey se entusiasmó. Comenzamos a reunir y mezclar los ingredientes. (Cuando me ayuda a cocinar, en cuanto mezclamos aunque sea unos cuantos ingredientes, ella quiere probarlos. Descubrió que la masa cruda para pays no es muy sabrosa.) Entonces siguió la diversión: aplanar la masa. Hice sencillas costras aceitosas pero que se debían aplanar entre dos hojas de papel de cera. Aubrey, parada sobre su pequeño banco, tomó el pesado rodillo y comenzó a aplanar la primera costra. Pero no fue fácil para alguien que apenas había cumplido cuatro años. Al final le pregunté:

-¿Quieres que te ayude?

-Sí -respondió con alivio-. Tomemos turnos. Ahora te toca.

Así que tomamos turnos. Ella comenzaba el proceso de aplanado de cada costra pero cuando empezaban a perder forma (o Aubrey se cansaba), me tocaba seguir.

Pensé en ese pequeño intercambio y sus implicaciones. Me pregunté si yo era así con Dios. Me esforzaba por superar los retos de la vida yo sola y cuando se ponían muy difíciles (o yo echaba todo completamente a perder), acudía a Dios y le decía que era su turno; con la implicación de que cuando se acabaran las dificultades, me pondría a cargo de nuevo.

Así que me pregunto: ¿No sería mucho mejor pedirle a Dios que coopere conmigo, que hagamos equipo, en vez de tomar turnos? Ciertamente yo estaba lista y dispuesta a ayudar a Aubrey; estoy segura de que Dios también quiere ayudarme. Nos ha prometido que si le entregamos nuestras preocupaciones, él nos cuidará. «Confíenle todas sus preocupaciones, ya que él se preocupa de ustedes» (1 Pedro 5: 7).

¿Qué dices? ¿Cooperas con Dios o alternan turnos?

                                 Ardis Dick Stenbakken                                 


Envía tus saludos a:
No Disponible