Regresar

Mis peores temores, ¡desaparecidos!

Matutina para Android

Play/Pause Stop
No es Dios un ser humano para que pueda mentir [...]. ¿Dirá algo y no lo hará? ¿Prometerá y no lo cumplirá? Números 23: 19.

MI ESPOSO, nuestro hijo y yo, estábamos despiertos en la cama, disfrutando estar juntos. En particular, Waynie se divertía jugando con nosotros. De repente, cayó de espaldas sobre mi vientre embarazado y dio con su cabeza justo donde estaba el feto de seis semanas. Por el impacto, pensé que definitivamente perdería al bebé. Me quedé quieta un momento; me preguntaba qué hacer y oraba en mi corazón por que el bebé estuviera ileso.

Después de un par de minutos me levanté y abrí el libro de meditaciones matinales para mujeres de 1998 para realizar mi servicio de adoración personal. Busqué la meditación titulada «Vivir la regla 20/80». El texto del día decía: «Estamos bien» (2Reyes 4:26). Cuando leí esas palabras, me abrumó el hecho de que Dios es real y que nos cuidaba a esa niña en gestación y a mí. Sopesé las palabras en total asombro. Dios me había dicho que estábamos bien.

Unos meses después di a luz a una niña saludable. ¡Gracias a Dios todo estaba bien! Él siempre cumple sus promesas.

Pero a medida que pasó el tiempo y contemplé aquellas palabras, sentí la necesidad de leer con más atención el texto de 2 Reyes 4. Para mi sorpresa, era la historia de una mujer que había perdido a su hijo. Pero en vez de llorarlo, de inmediato buscó el auxilio de Eliseo, el hombre de Dios, que bajo la influencia del poder divino levantó al niño de entre los muertos. ¡Asombroso! Para Dios nada es imposible.

¿Necesitas que Dios haga un milagro en tu vida? Quizá sea para restaurar una relación inerte o vivir espiritualmente en él. Recuerda que siempre está presente y cerca de ti. Tiene buenas intenciones para con nosotras: hacernos prosperar y darnos un futuro (Jeremías 29:11). No es necesario temer; más bien, búscalo y responderá (Salmos 50: 15).

Así como me habló y me dio la seguridad que necesitaba en ese momento, así como habilitó a Eliseo en el momento indicado, te demostrará su amor y te cuidará cuando lo necesites. Recuerda que Dios todavía está en su trono y controla el universo.

Thamer Cassandra Smikle


Envía tus saludos a:
No Disponible