Regresar

Veinte años después

Matutina para Android

Play/Pause Stop
La mirada del Señor está sobre los justos, sobre los que en su amor ponen su esperanza; quiere librarlos de la muerte y salvar sus vidas en tiempo de hambre, Salmos 33: 18, 19.

¡QUÉ MEJOR LUGAR PARA PASAR UN HERMOSO DÍA de verano que la piscina! Allí estábamos mis hijas y yo. Pero mientras ellas retozaban en el agua, yo me quedé en el sumidero, tratando de disfrutar el baño refrescante a pesar de que no sé nadar. Para mi sorpresa, mi hija menor, Jennifer, con facilidad nadaba por toda la alberca. Sorprendida ante su habilidad, le pregunté:

-Jenny, ¿cuándo aprendiste a nadar? Hasta donde recuerdo, nunca te dejé nadar sola y tampoco tomaste clases.

Cuando me dijo que había aprendido sola, le pregunté cómo.

-Pues ya sabes, cuando tenía seis y estábamos en el campamento de San Damián, los niños siempre jugábamos en la alberca mientras los adultos estaban en el bando de oración de la carpa mayor.

-Ya veo. ¿Así aprendiste a nadar?

—Más o menos. Te contaré —dijo apresuradamente antes de que pudiera yo añadir algo-: estábamos en la alberca y obvio, yo no podía nadar y Angeline, que tenía siete, prometió cuidarme. Fue broma cuando me aventó al lado profundo pero me hundí hasta el fondo. Luché desesperada para salir. Sí pude, pero estoy segura de que la mano de Dios me jaló y evitó que me ahogara.

Abrumada por la emoción, alcancé a musitar:

-¡Nunca me dijiste! ¡Ahora, casi veinte años después me entero de que casi te ahogaste, de no haber sido por la gracia de Dios! Pero no me has contado cómo aprendiste a nadar.

-Supongo que cuando estaba bajo el agua hubo un milagro cuando Jesús me sacó, porque nunca tomé clases pero aquí estoy, ¡sé nadar!

El Dios al que sirvo siempre cuidó a mi pequeña. Esa misma niña, a los dos años y medio se paró ante la congregación para recitar el Salmo 23. Sus palabras han adquirido un nuevo significado: «Aunque camine por valles sombríos no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo» (Salmos 23: 4).

Jeanette Belot


Envía tus saludos a:
No Disponible