Regresar

Preparativos para el viaje

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Toda Escritura está inspirada por Dios y es provechosa para enseñar, para argumentar, para corregir y para educar en la rectitud, a fin de que el creyente esté perfectamente equipado para hacer toda clase de bien, 2 Timoteo 3: 16, 17.

NUESTRO HIJO ERWIN tiene un año y muchas ganas de caminar. Significa que siempre debo tener en mente cómo llamar su atención para explicarle lo que necesita hacer antes de salir.

-Eri, escucha cómo te explica mamá -digo en dos idiomas-: Primero te pones la playera y los pantalones. Luego tus zapatos y luego la gorra. Luego nos llevamos a «trici» [su triciclo] a ver a papá. ¿Sí, Eri?

-Sí—es la respuesta del hombrecito que al instante va por sus zapatos. Mientras nos preparamos, reitero los pasos. Una vez que se ha puesto los zapatos, corre a la puerta y trata de abrirla. En su entusiasmo, olvidó un paso.

-La gorra -le recuerdo. Agacha su cabecita para que le ponga la gorra y corre por su triciclo. Levanta un pie para montarlo. Sin embargo, para lograrlo le gusta depender de la ayuda de su padre.

También nosotros recibimos instrucciones diarias para preparar nuestro viaje al cielo. Esta útil información la proporciona nuestro amante Padre, que mediante su Palabra quiere enseñar, argumentar, corregir y educara todas sus hijas en la rectitud. Pero a veces olvidamos algún paso o queremos actuar por cuenta propia. Así llega el consejo de la Escritura, que nos indica cómo volver al camino cuando nos desviamos.

En nuestro entusiasmo, quizá nos apresuremos sin contar con toda la información necesaria. ¿Estamos dispuestas a escuchar para que las mujeres de Dios sean competentes, equipadas para trabajar bien en el cielo? ¿Estamos listas para hacer lo que nos corresponde y dejar que él nos ayude?

¿Al final? Decidí copiar a mi hijo quien, rebosando de alegría, se esforzó para decirme:

- ¡Temó! (¡Te amo!)

También quiero decir al Salvador que lo amo, porque ha plantado en mí la esperanza de la eternidad y porque nos ha prometido un viaje maravilloso.

Andreaa Strámbu Dima


Envía tus saludos a:
No Disponible