Regresar

La gente recordará

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Examínenlo todo y quédense con lo bueno, 1 Tesalonicenses 5: 21.

ALEGRÍA PURA SINTIERON LOS PARIENTES y amigos que vieron a Sonny caminar con seguridad y orgullo al centro del escenario cuando lo llamaron por su nombre. ¡Se veía tan guapo con su toga su birrete! Sus compañeros de la generación de graduandos de 2005 de la academia Peace-Wapiti se levantaron, aplaudieron y vitorearon cuando Sonny les mostró su contagiosa y amigable sonrisa. Estaba radiante cuando tomó su asiento con el resto de los 82 estudiantes que se graduaban. Escuchaba con paciencia pero sin entender lo que se decía. «Esta generación será recordada por su recíproca lealtad», nos dijeron. ¡Vaya! ¡Una graduación con distinción y certificados enriquecidos!

Por segunda vez anunciaron el nombre de Sonny. Cuando recibió su certificado de preparatoria (su premio especial por su buen desempeño), de nuevo sus compañeros lo ovacionaron de pie. También sus maestros, parientes, amigos y muchos otros miembros del público se levantaron, aplaudieron y lo animaron. Las lágrimas nublaban mi visión pero creo que Sonny levantó el pulgar para saludar a sus compañeros. Quizá también contó «Uno, dos, tres» al descender los escalones.

Sonny tiene una discapacidad intelectual, apenas puede hablar y siempre necesitará alguien que lo cuide. Deben ser su espíritu gentil (una actitud agradecida genuina), sus amorosos abrazos, sus famosos apretones de mano y su inocencia, que lo ayudan a ganarse corazones mientras hace amigos para siempre. Jesús tuvo un especial cuidado para con Sonny durante tres años.

Sentí el amor incondicional genuino y aceptación por parte de sus compañeros de escuela que llenaba el auditorio en esa muestra pública de afecto, Sonny fue el protagonista, pues el objetivo era darle un día para recordar y así crear recuerdos hermosos para todos. Ese chico nos hizo sentir orgullosos de haber sido capaces de ver más allá de su discapacidad. Aquella inclusión hizo que todos ganáramos.

¿Dios quiso enseñarnos algo mediante la ceremonia de graduación de Sonny? Sí. ¿Qué sabiduría supera a la bondad?

Deborah Sanders


Envía tus saludos a:
No Disponible